Urólogos del Hospital Universitario de Torrevieja minimizan complicaciones en intervenciones de patología maligna

Los excelentes resultados de esta cirugía hacen de ella la vía de elección en las intervenciones de patología suprarenal

- Escrito el 04 diciembre, 2018, 5:00 pm
3 mins

El Servicio de Urología del Hospital Universitario de Torrevieja consolida la cirugía retroperitoneal como técnica mínimamente invasiva para intervenir patología maligna urológica. El acceso laparoscópico retroperitoneal por lumboscopia es un método mínimamente invasivo, versátil y una alternativa para resolver múltiples patologías urológicas de la glándula adrenal, del riñón, del uréter y los linfáticos con baja tasa de complicaciones.

En los últimos dos años y medio, un centenar de pacientes se han beneficiado de la cirugía retroperitoneoscópica que ha facilitado la recuperación temprana del paciente y la disminución de las complicaciones derivadas del dolor postoperatorio que conlleva una cirugía clásica. El desarrollo de la laparoscopia en intervenciones aporta innumerables ventajas para los pacientes al tratarse de un procedimiento mucho menos invasivo que otras técnicas convencionales llevadas a cabo en otros centros.

Salvo el inconveniente de la dificultad técnica, las ventajas con respecto al acceso convencional son muchas. Tanto es así que se evitan las complicaciones secundarias al acceso abdominal, la recuperación del paciente es más rápida, con una mejor tolerancia a la dieta y menos dolor postoperatorio. Otra de sus ventajas es poder realizar mediante laparoscopia la exéresis de tumores localizados en la cara posterior del riñón, ya que los profesionales pueden acceder de manera directa a éstos, siendo prácticamente imposible su realización por vía transabdominal.

 

Características del procedimiento

Las cirugías convencionales acceden a los riñones por vía anterior, es decir, transperitonealmente. Esto significa que los profesionales deben crear un espacio, separando intestino y colon, con el consiguiente riesgo de lesionar estas vísceras durante las maniobras de disección, entre otros muchos inconvenientes.

Sin embargo, la retroperitoneoscopia es una variante laparoscópica que consiste en la creación de un espacio retroperitoneal adecuado que permite el acceso a todo su contenido pudiendo tratar la patología renal, suprarrenal y linfática. Gracias a esta forma de acceso, se evitan posibles daños en órganos intra-peritoneales como intestino, hígado o bazo con el consiguiente aumento de la morbi-mortalidad.

Tras dos años y medio utilizando esta técnica, el servicio de Urología del Hospital de Torrevieja ha intervenido a un centenar de pacientes con patologías como tumorectomías, nefrectomías, nefroureterectomía, suprarrenalectomía, pielolitectomía, quistectomía, pieloplastia o infadenectomía. El tiempo quirúrgico medio se ha situado en 173 minutos y el tiempo de ingreso hospitalario medio de 4.5 días.