Objetivo: salvarlas de la extinción

Entrevista > Francisco Rubio / Pastor y ganadero

- Escrito el 06 agosto, 2018, 1:00 pm
7 mins
La oveja guirra es autóctona de la Comunidad Valenciana, aunque llegó del norte de África varios siglos atrás

Gracias al interés de algunos ganaderos, de la consellería de Agricultura y de ayuntamientos como el de Elche, se han puesto en marcha iniciativas que la están salvando de la extinción a la que estaban abocadas.

La oveja guirra pertenece a una raza que se adapta con rapidez al clima y al lugar que la rodea, alimentándose de las hierbas que encuentra a su paso.

A principio de los años 90 la Consellería puso en marcha un plan para rescatarla, y crearon un ganado con ejemplares de las tres provincias valencianas para asegurar su supervivencia. En la actualidad se estima en más de cinco mil el número de ovejas que se encuentran repartidas por la Comunidad Valenciana, de las que casi cien se encuentran en nuestro término municipal.

Limpieza y conservación de los huertos
Ayudan a la conservación de los huertos y a su limpieza de una forma natural

Su cometido, gracias a la iniciativa de la concejalía de Agricultura del ayuntamiento de Elche, es cuidar del palmeral ilicitano, alimentándose de los dátiles que caen al suelo y de las hierbas que crecen, ayudando a la conservación de los huertos y a su limpieza de una forma natural sin tener que utilizar ningún tipo de herbicida, con lo que se logra un servicio ecosistémico.

Así van a permanecer hasta el mes de octubre por algunos huertos municipales, devolviéndonos una imagen que recuerda a tiempos pasados cuando era frecuente ver ovejas pastando por los campos; tiempos en los que en Elche se explotaba la ganadería.

Una oveja muy especial

Con unas características muy concretas que la hacen ser una raza muy resistente, la oveja guirra posee toda una serie de cualidades que la convierten en especial. Dispone de una buena actitud para la producción de carne, haciendo de ella el objetivo principal de explotación de la raza.

Es algo que sabe muy bien el pastor y ganadero que las cuida, el ilicitano Francisco Rubio, que sale cada mañana alrededor de las seis a pastorear a sus ovejas. Ahora, con el calor del verano, la jornada acaba pronto, antes de que el sol moleste, en torno a las once de la mañana y tras el recorrido de los huertos.

Para finales de este mes de agosto se espera que los huertos establecidos estén limpios de hierbas y el trabajo de las ovejas habrá concluido por el momento. Tal y como anunció en su día el concejal de Agricultura Antonio García, “este proyecto ayudará a la conservación de la oveja guirra, que es un símbolo del campo ilicitano, y contribuirá al mantenimiento del Patrimonio de la Humanidad, sirviendo además como atractivo turístico”.

¿Que las hace especiales frente a otro tipo de ovejas?
Es una raza que se adapta con rapidez al clima y al lugar que la rodea, alimentándose de las hierbas que encuentra a su paso

Son muy productivas, crían con facilidad con una media de tres partos cada dos años, y se adaptan con facilidad al terreno y al tipo de alimentación. Pero sobre todo representan a una raza autóctona desde hace siglos.

¿Qué función cumplen alimentándose de las hierbas de los huertos?

Cumplen un servicio ecosistémico. Las normas de la Comunidad Europea indican que hay que establecer una serie de herramientas que nos hagan adaptarnos al cambio climático, evitando en lo posible las fumigaciones y el uso del tractor. Lo que se hace con las ovejas es aprovechar las hierbas para su alimentación, y evitamos echar a la atmósfera gases contaminantes como herbicidas o gasóleo. Esto no es nada nuevo, es simplemente retroceder a los sistemas tradicionales de antaño.

Se trata de una prueba piloto y la idea es extenderla a más zonas del palmeral histórico. El Ayuntamiento ha aportado 16.500 euros para financiar esta iniciativa. Las ovejas permanecerán aquí hasta el próximo mes de octubre, disfrutando de este espacio al tiempo que contribuyen al mantenimiento del huerto.

¿Cómo podemos contribuir?
Se puede apadrinar una oveja por 200 euros

Puedes adoptar ovejas a través del ´Espacio guirra`, que es una cooperativa compuesta por los ganaderos que cuidamos de ellas en la Comunidad Valenciana.

De esta forma, y por el precio de 200 euros, compras tu oveja y nosotros te la cuidamos hasta que tú decides que hacer con ella. Tiene una vida de unos catorce años, y su carne es tierna y muy sabrosa.

Pero no solo se puede adoptar una oveja para sacrificarla. Hay quien la adopta para hacer a alguien un regalo distinto; para un hijo, por ejemplo. Los niños pequeños pueden disfrutar de este regalo visitando a su animal e inculcando en ellos un amor a los animales y un respeto hacia ellos, al mismo tiempo que le garantizas al animal su supervivencia.