Nueva edición de la escuela de padres en Albatera

«Es importante que los progenitores se sientan seguros en su papel de padre o madre»

- Escrito el 07 noviembre, 2018, 12:00 pm
10 mins

Entrevista > José Pedro Alfonso / Doctor en Psicología de la Salud y Neuropsicólogo (Crevillent, 11-junio-1967)

 

El Gabinete Neuropsicológico Municipal de Albatera ha organizado, con la colaboración del Ayuntamiento, unas jornadas de formación para padres y madres desde la neuropsicología, cuya finalidad es orientarles y ayudarles en la educación de sus hijos.

Los padres están convocados todos los miércoles a las diez de la mañana, desde finales de octubre hasta el 13 de diciembre, en el salón de actos del hogar del pensionista por el Dr. José Pedro Alfonso Pérez. Las charlas tendrán una duración de dos horas y serán gratuitas. Están dirigidas a cualquier padre que quiera ayudar a sus hijos a tener un desarrollo intelectual y emocional pleno; sobre todo será de utilidad para padres de niños entre 0 y 6 años.

El Doctor nos cuenta los temas a tratar en el curso y nos adelanta unas pautas de actuación para los padres que desarrollará en sus charlas.

 

¿Crees que es importante que los padres se eduquen en este ámbito?

Creo que sí es importante, porque hoy en día se conocen muchas cosas acerca del cerebro del niño que podrían ayudarles, pero lamentablemente desconocen. Hay cientos de estudios que prueban que el cerebro tiene una enorme plasticidad, y que aquellos padres que utilizan las estrategias adecuadas ayudan en mayor medida a sus hijos a tener un desarrollo cerebral equilibrado.

Las consultas a psicólogos sobre la educación de los hijos se han incrementado en los últimos años

Unos conocimientos básicos sobre cómo se desarrolla y se construye el cerebro del niño pueden suponer una gran ayuda para aquellos papás y mamás que quieran aprovecharlos.

 

¿Qué se puede aprender en el curso que vas a impartir?

Hablaremos de rabietas, manejo de frustración, de cómo transmitir afecto sin sobreproteger y como poner límites con amor. Se trata de aprender a educar de manera positiva, sin gritos, ni castigos.

Basándonos en los avances neuropsicológicos, los padres pueden aprender a educar niños fuertes en confianza y con autoestima, y a cómo ayudar para que el desarrollo intelectual de los más pequeños se vaya desarrollando desde edades tempranas.

También es importante que los padres sepan diferenciar entre castigos, consecuencias, normas, refuerzos y recompensas; y cuándo deben usarse en la educación de los niños.

 

¿Cuáles crees que son las claves para conseguir el correcto desarrollo intelectual y emocional del niño?

Las claves están en saber desenvolverse en situaciones límite, como son las rabietas. También en que deben corregir a los niños de una manera firme y cariñosa a la vez.

Los padres deben sentirse seguros en su labor y establecer normas, que son necesarias para prevenir y gestionar conflictos de una manera positiva. Es otra clave el refuerzo de los comportamientos positivos de los niños. En definitiva, la educación en positivo funciona muy bien a los progenitores que buscan ayuda profesional.

 

¿Cuál crees que es el motivo de que las consultas sobre educación, por parte de los padres, se hayan incrementado en los últimos años

Los resultados de la investigación demuestran que las dificultades de los padres se encuentran en el manejo de conflictos familiares, emocionales, en la resolución de problemas, habilidades de negociación… Carencias que se pueden corregir y mejorar a través de la formación.

La escuela para padres está diseñada para promover la buena interacción familiar y prevenir la conducta disruptiva, mejorando las interacciones entre los miembros de la familia. Una vez formados los progenitores, pueden ayudar a los demás miembros de la familia a adquirir también estas habilidades para enfrentar los problemas inevitables en la vida familiar.

 

¿La educación en la actualidad, con las nuevas tecnologías, es más complicada para los padres?

Así es. Lo más importante para el desarrollo cerebral y neurológico del niño es el juego, es lo que mejor desarrolla el sistema nervioso. Durante los primeros años de vida los pequeños deben jugar libremente, porque es vital para su desarrollo neurológico, si pierden ese tiempo delante de una pantalla no lo van a recuperar nunca.

Es una pérdida muy grave la que están sufriendo los niños hoy en día por culpa de las pantallas en cuanto al tiempo de juego.

 

¿Qué provoca en los niños el uso de pantallas?

Os cuento efectos reales que noto en mi consulta en niños que han tenido una infancia normal. Cuando aparece una tablet o un móvil en su vida, dejan el juego y comienzan a ser más agresivos hacia el entorno y más agresivos contra sus padres, les cambia mucho el humor.

También tienen dificultades para conciliar el sueño. Las tablets y los móviles emiten una luz llamada ‘luz azul’ que tiene un efecto similar al de la cafeína en el sistema nervioso y hace que aumenten los tiempos de vigilia. Los niños tardan más en conciliar el sueño, duermen menos y consecuentemente, prestan menos atención.

No aconsejo que un niño menor de 14 años pase horas jugando con tablets o videojuegos. Es gravísimo el daño que les estamos haciendo

Yendo a los casos más extremos llegaríamos a problemas graves de conducta, de agresividad, de aislamiento social, niños que ya solo saben vivir a través de la pantalla.

 

¿Cómo se puede revertir esta situación?

La forma de conseguirlo es educando a los padres en el perjuicio que estos elementos están creando para que así sepan racionalizarlos. El uso de pantallas tipo tablet o móvil debe limitarse al ámbito educativo, no deben usarse para nada más.

Frente a esa postura existe la posición de que estos dispositivos están en la sociedad, y no puedes prohibirlo porque el niño va a convertirse en un niño raro. Si por raro se entiende un niño que no ve la pantalla y que lee, que no ve la pantalla y que juega, que no está absorto en la pantalla y tiene una relación normal con los demás, entonces yo quiero que mis hijos sean raros.

 

¿Qué consejos sobre el uso de pantallas darías a los padres?

Que no permitan el uso de pantallas antes ni durante el trayecto al colegio. Que los momentos en los que la familia se sienta a la mesa: desayuno, comida, merienda y cena, deben ser libres de pantallas, incluyendo la televisión para los padres.

Tampoco deben permitir el uso de pantallas en un restaurante, bar o similar. Si los pequeños no dejan comer a la familia no se deben preocupar, así han sido siempre las comidas familiares.

Los móviles y tablets están generando déficit de atención con hiperactividad

No recomiendo tampoco que se tomen la libertad de regalar una tablet o teléfono a un niño menor de 14 años y, cuando superan esta edad, se podrían regalar previa consulta a los padres.

Y lo más importante, nunca jamás permitan que el uso de pantallas (Tv, tablet, móvil o similar) sustituya los juguetes, el deporte, salir con amigos o ir a ver a los abuelos.