Los hermanos Úbeda de Dolores esperan hacer pódium en su municipio

El municipio de Dolores acogerá el próximo 14 de octubre la última carrera puntuable de ’80 Pro Series’ del Campeonato de Motociclismo de la Comunidad Valenciana

- Escrito el 05 septiembre, 2018, 7:00 pm
7 mins

Este tipo de carreras se celebran, según ha explicado Pedro Tovar, vicepresidente por Alicante de la Federación de Motociclismo de la Comunidad Valenciana, en circuito urbano “y en ella se dan cita pilotos de la categoría 80, que por diversas circunstancias no han podido dedicarse de manera profesional al motociclismo”.

Afición en Dolores

La elección de Dolores para acoger esta carrera “ha venido dada por la gran afición a las motos que hay en el municipio, y porque el ayuntamiento ha mostrado su predisposición desde el principio a proporcionar todos los medios necesarios para que se desarrolle en las mejores condiciones”, afirma Tovar.

Hermanos Úbeda
Dolores tiene una gran afición a las motos y los hermanos Úbeda, ambos pilotos, son prueba de ello

Tal y como comentaba Pedro Tovar, en Dolores existe gran tradición al mundo de las motos y prueba de ello son los hermanos Úbeda. Iván y Ulises Úbeda Saura son de este municipio y estos días están empleados a fondo en prepararse la carrera de ’80 Pro Series’.

La Carrera Urbana de Dolores en la última puntuable para esta competición y presumiblemente, a falta de ultimar los últimos detalles, será aquí donde se entreguen los premios a los ganadores, tanto de la carrera como a los que finalmente se alcen con el triunfo de la competición.

Ulises de 26 años y su hermano Iván de 22 llevan corriendo en moto desde que eran jovencitos, y a partir de los 18 años ya lo hicieron de manera federada.

Falta de patrocinadores
«El mundo de las motos es muy caro y hacen falta más patrocinadores», U. Úbeda

Sin embargo, no pueden, de momento, dedicarse de manera profesional a su gran pasión ya que, según reconocen, “hace falta mucho dinero para dedicarse profesionalmente y si no tenemos patrocinadores potentes es imposible competir en igualdad de condiciones. Tenemos que decir que sí que hay gente que nos ayuda, pero no es suficiente. Con esa ayuda tenemos para cambiar un juego de ruedas o cualquier otra cosilla, pero este es un mundo muy competitivo. Además, los corredores que sólo se dedican a ello pueden entrenar muchas más horas y al final es imposible alcanzar su nivel”.

Su juventud y su amor por el motor hace que a pesar de las dificultades ellos lo den todo en cada carrera, preparándose concienzudamente. Pero reconocen que para la carrera de Dolores están dándolo todo para poder conseguir un puesto de honor en la clasificación, en su tierra, con su gente.

“Esta carrera la hemos estado preparando a fondo, tanto en lo relativo a la puesta a punto de la moto como físicamente, porque nos hace mucha ilusión correr en nuestro pueblo. Sin duda sería una pasada que los hermanos Úbeda hiciésemos pódium en Dolores. Pero a veces las cosas se complican; en la carrera de Catral se me escapó la tercera posición por muy poquito”.

La excepción que confirma la regla
«Empecé a correr en moto a los 30 años y soy la única chica que compite en esta categoría» Y. Tavío

Es de Alicante y, aunque ahora está en el paro, se dedica profesionalmente al reparto con una furgoneta. Yaiza Tavío empezó a competir a los 30 años, en un mundo dominado mayoritariamente por hombres. Hoy con 32 compite en todas las pruebas que puede y ha logrado hacer su sueño realidad no sin poco esfuerzo.

“En mi casa no había tradición familiar a las motos, pero a mí siempre me gustó, aun así siempre montada detrás. Hace dos años todo empezó con un amigo que es mecánico, primero como hobby, él me decía que si me gustaban las motos dejara de montar detrás y experimentara lo que se siente al dirigirlas. Al año de empezar ya competía oficialmente”.

La ayuda se agradece

Yaiza explica que “esto ha sido posible gracias a la gente que ha confiado en mí, patrocinadores que apuestan por ti y te ayudan en el gran gasto que supone afrontar una carrera.

En la carrera de Catral tuve un incidente, otro piloto hizo un mal adelantamiento y vi cómo iba a caer y finalmente yo he acabado con la clavícula rota, pero para la carrera de Dolores espero estar totalmente recuperada.

Confiesa que “el amor por las motos lo he sentido desde pequeña, siempre que he podido he ido en moto, pero por falta de tener el empujón definitivo nunca había tenido la iniciativa de conducir. Y un día dije que por qué no, estaba ya harta de ir detrás, quería saber cómo te sientes siendo tú quien dirige a la máquina. Reconoce que llama la atención que sea una chica, ya que estas carreras son una locura, somos muchos pilotos y yo soy la única mujer y la más pequeñita”.

Yaiza, igual que los hermanos Úbeda, espera que lleguen más ayudas que les permitan prepararse para competir en mejores condiciones, y agradecen al ayuntamiento de Dolores el esfuerzo que han realizado apostando para que se celebre esta carrera en el municipio.