La Consellería trabaja en un plan para modernizar el riego en la comarca

Los regantes no creen que haya alternativa eficaz al riego por inundación para estas tierras

- Escrito el 12 noviembre, 2018, 11:00 am
8 mins

Entrevista > Joaquín Parra / Síndico general del Juzgado Privativo de Aguas de Orihuela (Benejúzar, 29-Noviembre-1939)

 

El secretario autonómico de Agricultura, Francisco Rodríguez Mulero, ha anunciado que la Consellería de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural trabaja en un plan de obras para modernizar el regadío tradicional de la Vega Baja, desde el pasado mes de junio, junto a la Universidad Miguel Hernández.

Este plan será específico para la comarca, debido a las peculiaridades de los terrenos y dificultades para modernizar los sistemas de riego tradicionales por otros que satisfagan las necesidades de los regantes y optimicen recursos. “Por el momento se está haciendo un análisis agroeconómico y definiendo las inversiones necesarias para destinar a ese fin”, ha declarado Francisco Rodriguez Mulero, quien añade que “el objetivo es un mejor aprovechamiento y racionalización en el uso del agua por los regantes, pero sin poner en peligro el método tradicional, el riego a manta”.

Debido a las dificultades en la propuesta de alternativas válidas para todos, Consellería aún no ha hecho público el contenido de su plan

Desde el Juzgado Privativo de Aguas de Orihuela nos atiende Joaquín Parra, que nos ofrece la visión de un experto en la materia y en las tierras de nuestra comarca.

 

¿Cuál crees que es el motivo del estado de alerta de los regantes ante este plan en el que trabaja el Consell?

Que teniendo un complejo sistema de riego adaptado a estas tierras, y que a lo largo de los años se ha ido mejorando, el cambiar el sistema de riego no está totalmente claro.

No olvidemos que la comarca estaba sumergida y era un gran pantano; los regantes ahora tienen claro cómo funciona y cómo se trata la tierra, si les cambiamos el sistema, es normal que les invadan las dudas.

 

¿Qué supondría para los regantes y para las fincas que se modifique el sistema de riego tradicional?

Un aumento de los gastos de cultivo, comenzando por el precio del agua y la adaptación de sus cultivos a la posible alternativa de riego. Además, nuestras tierras tienen un nivel freático alto por lo que posiblemente habría problemas con las sales.

 

¿Temen por cómo puede afectar la modernización de los sistemas de riego en los cultivos?

Suponiendo que esta modernización consistiera en el riego por goteo, no sería un problema en un principio. Con el riego por goteo las plantaciones comienzan yendo mejor, los problemas comenzarían a aparecer con los cortes de agua, la calidad y los encharques del suelo.

La mejor opción sería introducir el riego por goteo como complementario al riego a manta tradicional

 

¿Tiene la Vega Baja unas condiciones particulares que dificultan la modernización en los sistemas de riego?

Sí, en estas tierras abunda el minifundismo, que significa que los terrenos de explotación agraria tienen una extensión muy reducida. Aparte, tenemos el problema de que nuestra tierra tiene un nivel freático alto.

Tú haces un hoyo en cualquier punto de la Vega Baja y encuentras agua subterránea a un metro o metro y medio, pero se trata de agua salada que no vale para regar. En estos suelos es importante mantener las sales bajo tierra.

¿Es el riego a manta o por inundación la mejor opción para nuestra comarca?  

Para estas tierras, con este nivel freático, creo que sí. En el caso de que se acabe por introducir el riego por goteo, si de vez en cuando no hacemos un riego a manta para bajar las sales, cuando llevemos un par de años con este sistema subirían las sales y el agricultor se encontraría con un gran problema.

 

¿Es cierto que el sistema de riego tradicional no optimiza el uso de recursos y derrocha agua?

No, porque el agua se vuelve a reutilizar como mínimo tres veces a través del sistema de azarbes y acequias de la Vega Baja. El agua puede llegar hasta zonas ajenas a la comarca, como es el campo de Elche.

Es cierto que el agua pierde calidad de un riego a otro, pero éste sería un tema que habría que estudiar y mejorar.

 

¿Algo más que aportar en defensa del riego tradicional?

Los regantes consideran que el riego a manta es una opción rentable para ellos, hay que tener en cuenta que invierten mucho dinero en sus cultivos. Una subida importante en los gastos que les conlleva el cambio del sistema de riego es algo a lo que muchos no pueden hacer frente.

Eso hay que entenderlo. Hay que estudiar a fondo, económicamente, lo que supone para el agricultor y la financiación pública con la que puede contar.

 

¿Qué alternativa piensa que podría ser la adecuada para contentar a ambas partes?

El riego a manta no lo puedes tocar, porque es un sistema que funciona. Se puede complementar este riego con el goteo, pero seguirá siendo necesario algún riego por inundación para lavar las tierras. El agricultor que quiera que se apunte, siempre que esté dispuesto a hacer frente a los gastos que conlleva. Debe ser decisión del agricultor.

El principal hándicap que nos encontramos es quién corre con los gastos que supone esta modernización de los riegos

El riego por goteo necesita unos embalses con capacidad y cota suficiente para que llegue al agricultor el agua a presión; estas obras son caras y, aunque tengan subvenciones, es muy importante que se estudien muy bien y que no resulten ruinosos para los agricultores.

¿Qué agricultor no estaría interesado en tener agua buena y a presión en su parcela en todo momento?, todos, pero ¿cuánto vale la obra y cuánto el mantenimiento? Estas preguntas las tienen que contestar los técnicos que, por suerte, tenemos muchos y muy bien preparados.

Muchos son alumnos a los que he dado clase en la Universidad Miguel Hernández (UMH), donde he ejercido durante 35 años. Ellos nos darán las respuestas.