El gobierno promete inaugurar el Corredor Mediterráneo en 2021

La Alta Velocidad entre Orihuela-Valencia y la conexión con el Aeropuerto de Alicante son las prioridades

- Escrito el 12 noviembre, 2018, 2:00 pm
15 mins

Hacia los años 90 nació la idea de crear un tren de alta velocidad que uniera todas las provincias del Mediterráneo español, sin pasar por Madrid. Era la época del boom ferroviario.  El AVE Madrid-Sevilla se había recién inaugurado en 1992 y parecía que España estaba ante el comienzo de una auténtica revolución en sus comunicaciones internas.

Desde entonces se han ido abriendo nuevas líneas ferroviarias de alta velocidad, aunque con bastante más retraso de lo inicialmente pronosticado. Los trenes rápidos fueron llegando a lugares como Barcelona, Valencia, Castilla y León, Málaga o Toledo. El de Alicante no se inauguraría hasta 2013, aproximadamente una década después de lo prometido por el gobierno.

Todas las líneas de AVE que existen en España (salvo la que conecta La Coruña con Vigo) tienen una misma característica en común: salen desde Madrid. La periferia española aún espera una conexión propia, y el Corredor Mediterráneo continúa siendo un sueño de futuro.

 

Objetivo 2021

Recientemente el valenciano José Luis Ábalos, actual Ministro de Fomento, aseguró públicamente que en 2021 ya habrá un tren de Alta Velocidad que conectará Algeciras con Perpiñán.

Esto supondría un importante ahorro de tiempo en los viajes entre las ciudades mediterráneas. Por ejemplo, los viajes desde Alicante a Barcelona, Valencia o Murcia se acortarían en torno a un 40%. Mucho más a Almería o Málaga, pues para ir a Andalucía en tren desde nuestra provincia solo es posible haciendo escala en Madrid.

Ábalos avisó, eso sí, que en 2021 aún quedarían “obras concretas” por realizarse. Es decir, aunque el Corredor Mediterráneo ya estaría en funcionamiento, probablemente aún habrían varios tramos sin las vías necesarias como para que el ferrocarril pudiera alcanzar la Alta Velocidad.

 

Muy poco hecho

Ahora mismo el Corredor Mediterráneo es más un acto de fe que una realidad palpable. Apenas hay unos pocos tramos de su futuro recorrido donde ya esté funcionando la Alta Velocidad. Concretamente son tres: Málaga-Antequera, Alicante-La Encina y Barcelona-Perpiñán. Esto no supone más de un 10% del proyecto final.

Por ello, en este periódico, hemos querido preguntar a dos políticos valencianos de distintos partidos, para conocer si ellos realmente creen posible que en 2021 este viejo sueño vea al fin la luz.

“Yo estoy convencido que vamos a cumplir los plazos. El gobierno ya ha licitado más de 400 millones de euros del tramo de Almería y antes de marzo de 2019 queremos que esté todo el resto en licitación. Esta vez sí habrá un esfuerzo adicional de supervisión del cumplimiento y las obras, no como ocurría antes. Además, el principal supervisor será un ministro valenciano y eso es una garantía” nos comenta Herick Campos, diputado socialista en el Congreso por Alicante.

Bastante menos optimista es María José García, diputada autonómica de Ciudadanos en Les Corts. “Ojalá me equivoque, pero esta promesa, justo antes de las elecciones, me parece más bien un canto al sol. Veo muy precipitado lo de 2021; si cogemos el coche y vemos el estado de las obras en la Comunidad Valenciana, es muy deprimente. Está casi todo por hacer”.

 

Ancho internacional

La red ferroviaria española arrastra un viejo problema desde el siglo XIX, la amplitud de las vías es diferente a la de Francia y el resto de Europa (salvo Portugal). El ancho ibérico no constituye ningún problema para los Cercanías, Talgos o Altarias, pero los trenes de Alta Velocidad precisan de vías con ancho internacional.

Aún queda más de un 50% del trazado del futuro Corredor sin ancho internacional. En algunos de estos tramos, como entre Valencia y Castellón, se quiere instalar un ‘tercer carril’ que sí permite el transcurso del AVE, pero con una velocidad máxima de 160 km/h. Se supone que esta solución es provisional para poder llegar al objetivo de 2021, y luego se debería convertir definitivamente al ancho internacional.

“Creo que esta medida es un error. En Ciudadanos estamos pidiendo que se haga un desdoblamiento. El tercer carril no deja de ser un parche más económico, y a la larga va a crear problemas técnicos. Es inviable que transiten convoys de pasajeros y mercancías, que llevan velocidades distintas, por una misma vía” asegura García.

 

Orihuela-Valencia

En cuanto a los tramos prioritarios del Corredor, el diputado socialista Herick Campos nos asegura que “la unión de la Orihuela con Valencia es uno de los primeros que se van a realizar”.  De ser así, ambas ciudades quedarían conectadas en apenas 1 h 30 m de trayecto. Actualmente el Talgo tarda unas tres horas.

La conexión con el sur peninsular, eso sí, tendrá que esperar. Ahora mismo los alicantinos tan solo pueden llegar en tren directo hasta Cartagena o Águilas. Para llegar a Andalucía, es preciso pasar por Madrid.

Otra prioridad, según nos confirma Campos, es conectar el Aeropuerto a través del Cercanías Alicante-Elche-Murcia. “Queremos electrificar estos trenes y desviar la entrada alicantina. Es tercermundista que tenga que dar la vuelta en San Gabriel, que las vías supongan una barrera arquitectónica frente al mar y que siga funcionando con diésel”.

García también es escéptica con este proyecto. “Llevamos años pidiendo el tren al Aeropuerto y aún no han puesto ni un ladrillo. Este octubre Compromís elevó una propuesta para que la Comunidad absorbiera todas las competencias de los Cercanías. En C’s estábamos de acuerdo, y solo les pedimos un estudio de viabilidad económica. Pues nos tumbaron esta enmienda. No me extraña que luego nuestros trenes estén tan mal gestionados. Así es imposible”.

 

Enlace con el Cantábrico

Otro punto importante del Corredor Mediterráneo consiste en abrir un ramal desde Valencia hacia el Cantábrico, pasando por el País Vasco y finalizando en Santander. Actualmente la Comunidad Valenciana tampoco está demasiado bien conectada con Aragón y el norte del país. Los trenes Media-Distancia que unen Zaragoza con la capital valenciana son extraordinariamente lentos, tardando más de cinco horas.

Sin embargo, este ramal Corredor Cantábrico-Mediterráneo sufrió un importante revés recientemente, cuando la Unión Europea eliminó el tramo Zaragoza-Valencia del Nuevo Reglamento CEF (Mecanismo Conectar Europa) de la Red Transeuropea de Transporte para el período 2021-2027. De hecho, el pasado 7 de octubre se produjo una gran manifestación en Valencia para protestar contra esta decisión de la UE.

Herick Campos reconoce que este tropiezo en Bruselas tiene una repercusión negativa para el proyecto. “Hubo un claro error estratégico del gobierno de Rajoy, cuando se les ocurrió incluir este ramal al Cantábrico como parte del Corredor Mediterráneo. Evidentemente si perdemos los fondos europeos costará más hacer las infraestructuras. Aún así, este Gobierno lo vamos a pelear y estoy convencido que lograremos hacer rectificar a la UE”.

Desde Ciudadanos, piden al Gobierno que asuma responsabilidades. “No debemos echar balones fuera. Es evidente que desde Europa están cansados de darnos subvenciones y que nuestras obras no avancen. El Corredor Mediterráneo y el conexionado con Zaragoza eran prioridades para la UE, y ahora no lo son tanto. Tenemos que invertir el dinero europeo con mucha más eficacia y eficiencia” pide María José García.

 

Lentitud de las obras

Lo cierto es que los retrasos en los proyectos ferroviarios han sido más que habituales en España. “Los políticos prometen unos plazos imposibles durante la campaña. Ha ocurrido siempre con todos los gobiernos. Parece que queda feo reconocer que una gran infraestructura puede necesitar nueve años, y prefieren vender promesas populistas imposibles. Luego nada se cumple” se lamenta la representante de C’s.

Herick Campos también admite estos retrasos, pero culpabiliza sobre todo a los gobiernos del Partido Popular. “Con Rajoy se han hecho auténticas chapuzas. La plataforma para el AVE de Elche y el túnel de Carrús lo dejó hecho Zapatero. Faltaba solo lo más barato, las vías y la catenaria, y 60 kilómetros entre Monforte y Murcia. Pues se tiraron siete años. Ahora quieren que nosotros lo hagamos todo en cuatro meses” aduce.

El diputado socialista señala que el PP solo presupuestaba, sin ejecutar las obras. “Llegaron a hacer partidas de 200 millones para la provincia de Alicante, pero apenas las iniciaban. Lo eternizaban todo para no gastar. Recuerdo que en el soterramiento de la Estación de Alicante ponían solo a dos obreros para que un juez no pudiera decretar el abandono de obra”.

Asegura que con el gobierno socialista de Pedro Sánchez esto será diferente. “El 80% de todas las obras presupuestadas para 2018 son relativas a proyectos ferroviarios, y la mitad de todo eso será para el Corredor Mediterráneo”.

María José García pide a los socialistas que prediquen más con el ejemplo, pues recuerda que “en la Comunidad Valenciana el gobierno de Puig solo ha presupuestado un 2% en infraestructuras”.

 

Industria, turismo y medioambiente

El Corredor Mediterráneo no solo conectará mucho mejor las provincias mediterráneas españolas, sino que también servirá para unir la Comunidad Valenciana con Europa. De hecho, desde Perpiñán se puede continuar viajando en Alta Velocidad hacia muchas otras ciudades europeas, como Marsella, Lyon, Turín, Milán e incluso hasta Hungría.

Las industrias también tendrán un medio mucho más rápido y eficiente para transportar sus mercancías hacia España y el continente europeo. Así mismo, la Comunidad Valenciana cuenta con varios puertos marítimos importantes como Alicante, Valencia o Sagunto que podrían mejorar considerablemente sus exportaciones.

Por otro lado, el sector turismo sigue siendo el que más ingresos y empleos genera año tras año en nuestra región. Se espera que el número de visitantes reciba un importante impulso con una red de trenes más rápida y completa.

Además, los trenes eléctricos emiten mucho menos C02 y son medios de transporte bastante más respetuosos con el medioambiente que los vehículos o los aviones. También se considera al ferrocarril como la forma más segura de viajar.

 


Tiempo mínimo actual de viaje en tren desde Alicante

A Murcia (Talgo): 1 h 15 min

A Valencia (Euromed): 1 h 40 min

A Barcelona (Euromed): 5 h 20 min

A Málaga (AVE con escala en Madrid): 6 h 15 min

A Perpignan (Euromed hasta Barcelona y Euroduplex): 8 h

A Almería (AVE hasta Madrid y Talgo): 9 h

A Algeciras: (AVE hasta Madrid y Altaria): 10 h

 

Corredor Mediterráneo desde Alicante

A Murcia: 40 min

A Valencia: 55 min

A Almería: 1 h 45 min

A Málaga: 2 h 30 min

A Barcelona: 3 h

A Algeciras: 3 h 30 min

A Perpiñán: 4 h