Turismo de la tercera edad

La tercera edad prefiere el turismo termal, una industria que, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el pasado año 2015 facturó en España 500 millones de euros

- Escrito el 15 septiembre, 2017, 6:35 pm
4 mins

El fin de la vida laboral puede ser la oportunidad perfecta para viajar y conocer nuevos lugares. Tras la jubilación queda mucho tiempo libre por delante y un sinfín de lugares nuevos que visitar. Precisamente estas son algunas de las motivaciones que propician el turismo de la tercera edad. Según un estudio realizado por la escuela universitaria de Hotelería y Turismo de la Universidad de Barcelona (CEETT-UB), en el año 2011 el 20% del total del gasto turístico en la Unión Europea lo realizaron las personas mayores de 65 años.

Vacaciones para la población ‘sénior’
Los balnearios disponen de aguas termales ricas en sales minerales que se utilizan para tratar todo tipo de enfermedades, entre ellas el reuma o la artritis

Los jubilados son un segmento de la población cada vez más numeroso. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, en España hay casi ocho millones y medio de personas de 65 años o más, que abarcan, aproximadamente, el 18% de la población. La población de la tercera edad es numerosa, lo cual es tremendamente beneficioso para algunos sectores, como el turístico. Las empresas saben que gran parte de los jubilados disfrutan de unos ingresos estables, por lo que ponen su punto de mira en ellos. Cada vez más se ofertan paquetes de vacaciones pensados para el disfrute de la tercera edad. En este caso, la desestacionalización no es un inconveniente, puesto que los jubilados no se ven en la obligación de viajar exclusivamente en los meses de verano. Hoteles, empresas de transporte, restaurantes… todos están dispuestos a recibir con los brazos abiertos a quienes pueden disfrutar de unos días de descanso en octubre o febrero. De este modo, evitan que esos meses, conocidos como los de temporada baja, se conviertan en un páramo turístico.

Una forma de viajar que todavía goza de gran popularidad es contratar viajes a través del Imserso, un organismo del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad que ofrece programas de vacaciones para personas mayores. Este organismo ofrece a la tercera edad la oportunidad de disfrutar del turismo convencional que abarca el turismo cultural, el turismo rural, el contacto con la naturaleza… aunque, también ofrece otras alternativas que son igualmente solicitadas.

El auge del turismo termal

El turismo termal es muy solicitado entre la población de la tercera edad. Según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el pasado año 2015 esta industria facturó en España 500 millones de euros, lo que supone el 0,5% del PIB turístico. Las previsiones estiman que se alcancen los 1.000 millones en el año 2020. Gran parte de los jubilados eligen pasar sus vacaciones en un balneario, un espacio de placer y descanso, pensado para ellos. Los balnearios disponen de aguas termales ricas en sales minerales que se utilizan para tratar todo tipo de enfermedades, entre ellas el reuma o la artritis.

Los balnearios ofrecen multitud de prácticas curativas y relajantes como baños termales de contraste, lodos, masajes terapéuticos o saunas pensadas para el sector más anciano de la sociedad. Porque tener una edad avanzada no es un impedimento a la hora de disfrutar del tiempo libre.