Tradición en peligro u oportunidad para otros

Están recogiendo firmas para que no se modifique una tradición que viene desde 1940

- Escrito el 02 febrero, 2018, 4:00 pm
4 mins

Bernardo Mínguez dejará de retirar la mantilla a la Inmaculada, en el encuentro de Domingo de Resurrección, como hasta ahora le correspondía por una tradición de principios de 1940, por decisión de la nueva directiva de la Asociación Hijos de la Inmaculada (AHHI).

Motivo de la polémica

La polémica ha surgido estos días en Torrevieja entorno a una tradición católica que se inició a primeros de los años 40 del Siglo XX. La actual junta directiva de la AHHI, elegida como única candidatura en 2017, decidió por unanimidad retirar el privilegio a Bernardo Mínguez y que el honor de llevar a cabo esa acción se reparta entre otros ciudadanos.

La retirada de la mantilla a la Inmaculada correspondía, por tradición, a Bernardo Mínguez, por designación de quien creo la institución, que fue Bernardo Parodi. Esta tradición se remonta a los primeros años tras la Guerra Civil, cuando Torrevieja recibió la nueva imagen de la Purísima, obra de José María Ponsoda.

Una nueva Virgen

Como entonces no había otra talla de la Virgen María, La Inmaculada salió en procesión el Domingo de Resurrección y en aquella iniciativa ya se encontraban Bernardo Parodi y su hermana Ángeles, quien ofreció la mantilla de su hermana María para que cubriera la cabeza de la Virgen, en sustitución del tosco paño negro que llevaba.

Fue a partir de ese momento cuando se inició el acto de quitar a la Inmaculada primero el manto y después la mantilla. Siempre lo hacía Bernardo Parodi y nunca se cuestionó. Cuando éste cayó enfermo, delegó en su nieto, Bernardo Mínguez, quien se ha encargado siempre de retirar la mantilla por encargo de su fundador desde que éste falleció en 1970, salvo fuerza mayor o años en los que fue su hijo Bernardo Mínguez Conesa.

Recogida de firmas

Con el paso del tiempo, el deterioro de la mantilla de la Virgen hizo que las cuatro hijas de Bernardo Parodi donaran una nueva mantilla, que es la que cada año, desde hace décadas, se utiliza en el encuentro. Es por ello, que parte de los torrevejenses opinan que, de llevarse a cabo la pretensión de la actual junta directiva de la Asociación, destruiría la tradición y abriría brechas profundas entre hermanos. Para evitarlo, han iniciado un proceso de recogida de firmas, que cuenta ya con alrededor de 1.500 apoyos en muy poco espacio de tiempo.

Desde la AHHI alegan que siempre ha existido una parte de la sociedad torrevejense que ha cuestionado el monopolio de este gesto. Aseguran, también, mediante un comunicado, que por parte de la familia en cuestión “nunca ha existido diálogo, porque lo único que pretenden es aferrarse al privilegio que ostentan”.