«Hemos sentado las bases de lo que se verá en Orihuela en 2018»

Ciudadanos, y su cabeza de lista, han jugado un papel decisivo en la formación del actual gobierno municipal de Orihuela. Como primer Teniente de Alcalde, Juan Ignacio López-Bas repasa todos los logros, pero también las necesidades que están por cumplir

- Escrito el 27 diciembre, 2017, 10:00 am
21 mins
Entrevista > Juan Ignacio López-Bas Valero | Primer Teniente de Alcalde de Orihuela (Orihuela, 17-diciembre-1969)

Aunque como él mismo afirma, entró en política de rebote, López-Bas se ha convertido en una figura política importante e, incluso en ocasiones, decisiva en Orihuela. Cursó sus estudios en el colegio Santo Domingo y en la universidad de Murcia. Es licenciado en Derecho, con despacho propio y en ejercicio ininterrumpido como abogado desde 1994, está casado y tiene tres hijos.

El actual primer Teniente de Alcalde y concejal de Infraestructuras, entró en política local de casualidad de la mano de su gran amigo, ya fallecido, al que recuerda muy a menudo, Joaquín Ezcurra. Políticamente se califica de centro, liberal y convencido de que hay un progresismo coherente y tranquilo que puede cambiar las cosas para todos, reformando, que es la mejor manera de hacer una revolución.

Asegura que Ciudadanos, partido al que representa, es su opción. Le llamaron en 2015 y respondió que sí tras la experiencia del municipalismo de un partido local. En los comicios sacó tres concejales, que posteriormente fueron decisivos para la formación del actual equipo de gobierno municipal por el pacto alcanzado con el Partido Popular que no disponía de mayoría absoluta. Su lema es: “Primero, la gestión eficaz, y siempre habrá tiempo después para una foto que no engañe a nadie”.

¿Qué balance nos hace de estos casi tres años de legislatura?
Orihuela ha empezado a salir del estancamiento de muchos años

Un balance positivo, porque Orihuela ha empezado a salir del estancamiento de muchos años, con un gobierno en mayoría y con proyectos para Orihuela que esperaban sobre la mesa a tener financiación. La llegada de Ciudadanos al gobierno de Orihuela, en febrero de este año, ha sido el empujón para destinar dinero que estaba en el banco a inversiones de carácter social, en obras que son necesarias pero que no se ven, como en saneamiento, en conducciones de agua, en asfaltados y en iluminación pública.

Pero igualmente en las que sí se ven, como acondicionamiento de nuestras playas o una política cultural sin sesgo político y abierta a toda la ciudadanía, que cada semana pone actividad en la calle, en nuestros museos y locales municipales y en participación con asociaciones y personas de Orihuela y de fuera de Orihuela. Llevamos realmente diez meses de gobierno en coalición, pero hemos sentado las bases de lo que se verá en 2018. En resumen: positivo pero dinámico, porque tenemos aún mucho que hacer.

Ciudadanos puso una serie de condiciones al Partido Popular para firmar el pacto que otorgaba mayoría absoluta al equipo de gobierno con la incorporación de los tres concejales de Ciudadanos. ¿Se han cumplido esas condiciones?

Pusimos condiciones, como tener un reglamento de participación ciudadana, aprobado y a punto de ponerse en marcha en la división en distritos de la ciudad. Igualmente reclamamos que hubiera presupuestos actualizados, que no los había desde 2012, y los condicionamos a mayores inversiones necesarias, aunque no fueran de las que se inauguran con grandes eventos, como los mantenimientos de zonas verdes o de viales en la costa, que duplicarán prácticamente su presupuesto.

Igualmente, condicionamos nuestro apoyo a un tema tan enquistado como terminar el centro cívico de La Aparecida, que ya está en proceso de licitación. Y hemos apoyado cuestiones que estaban en nuestro programa, como dar financiación y solución a la plaza de Toros o al Palacio de Rubalcava, proyectos ambos ya con fondos y en trámite por fin. Faltan cosas, como solucionar la organización interna municipal o dar mayor efectividad a un área como Urbanismo, o ser más eficaces en Aseo Urbano, y ahí seguimos colaborando con las áreas en manos de concejales del PP aportando iniciativas. Condicionamos y procuramos cumplir cada día. En ese sentido no se nos puede achacar falta de compromiso.

¿Cómo es su relación y la de sus compañeros de partido con el Alcalde y con el resto de ediles del Partido Popular en el equipo de gobierno?
Solo sabemos trabajar por Orihuela, no exclusivamente por unas siglas o un partido

Una relación de colaboración leal. No miramos a quién tenemos al lado o con quién tenemos que colaborar. Nos fijamos en el proyecto que tenemos que sacar adelante, independientemente de si es con un compañero del PP o con uno de nuestro propio grupo, Ciudadanos. Solo sabemos trabajar por Orihuela, no exclusivamente por unas siglas o un partido. Eso sí, exigimos el mismo nivel de compromiso y de colaboración del PP con nosotros. Si somos gobierno, somos gobierno de Orihuela, no gobierno de PP y Ciudadanos y cada uno por su lado. Pero es que estamos convencidos de que o es así o no funcionará. Cuando lleguen elecciones, cada uno ya podrá explicar lo que ha hecho en el pacto de gobierno.

¿Es cierto que el Alcalde se ha enfrentado a concejales de su propio partido para defender el pacto de gobierno con Ciudadanos?

Pues, sinceramente, no me importa si es así, salvo que trascienda a la estabilidad de la situación municipal. Los rumores al respecto son para nosotros eso, rumores. Supongo que hay a quien le hubiera gustado que los trece o catorce concejales de Orihuela fueran todos del mismo color, pero los oriolanos no lo han querido así, y quien no sepa verlo, más vale que se dedique a otra cosa que a la política, porque ésta, en el ámbito local, además, es sobre todo hablar, hablar y volver a hablar para gestionar el día a día de tus vecinos.

No hemos dado motivo alguno a ningún concejal del PP para dudar de nuestro compromiso

Si el alcalde ha tenido que defender en alguna ocasión la presencia de Ciudadanos en el gobierno de Orihuela, eso se explica de una sola vez: o estamos juntos en esto o no hay gobierno estable, y no es eso lo que Orihuela demanda y votó en las últimas elecciones. Nosotros, en todo caso, no hemos dado motivo alguno a ningún concejal del PP para dudar de nuestro compromiso con el gobierno y con el alcalde de Orihuela, que es al fin y al cabo el que lleva la batuta. Con nosotros en la orquesta, pero la batuta es suya, como la responsabilidad de dirigirla bien, porque nosotros somos de partitura, pero no perdemos ojo al director.

Como primer teniente de alcalde, ¿cómo se compagina las prioridades de su programa electoral para Orihuela con las del Partido Popular?

Yo creo que ambos programas son muy similares, como también lo puede ser el nuestro o incluso el del PP con el del PSOE en un gran porcentaje, porque somos conscientes de lo que le falta a nuestra ciudad. La diferencia, quizá, está en el modo de poner en marcha esa gestión. Nuestra llegada al gobierno este año ha sido un impulso, porque quizá hasta ese momento aún se avanzaba muy lento, pero esperamos y queremos poder llegar a final de mandato y poder decir que hemos cumplido con la mayor parte de nuestras propuestas, así como con todas aquellas que desde otras iniciativas sean para sumar y que no tenemos inconveniente en poner en marcha.

Nosotros partíamos con una ventaja frente al PP: empezar con un mandato ya iniciado y con cierta perspectiva, y aportar algo más de experiencia municipal. Eso creo que se ha notado en este 2017, porque hemos cogido velocidad de crucero y no queremos, ni podemos, parar porque ahora toca que se vean los resultados.

A su llegada a la concejalía de Infraestructuras se encontró con numerosas demandas históricas pendientes de resolver, entre las que se encuentra la urbanización de los espacios ganados a las vías del tren. ¿Qué prioridades tiene en ese sentido?

Los grandes problemas en esta área es la falta de sensibilidad de otras corporaciones ante inversiones necesarias que no se inauguran, donde no se cortan cintas ni se ponen placas de recuerdo, pero que son más necesarias que ninguna otra. Tuberías de saneamiento y de agua potable, cables eléctricos, asfalto de calles y pavimentos de aceras. Son elementos que nos dan servicios básicos y que no vemos aunque los pisemos o los usemos a diario. Nosotros nos ocupamos de mantenerlos con los medios de que disponemos, que son escasos y, a veces, obsoletos o inadecuados, pero intentamos cubrir todas las necesidades que se nos plantean desde otras concejalías y desde la calle.

En las obras del AVE ha habido que rehacer un desastre de gestión; hay mucha obra ejecutada que debemos pagar sin documentos que lo respalde

Las obras del AVE son eso: un trabajo callado y tranquilo donde ha habido que rehacer un desastre de gestión, porque hay mucha obra ejecutada que debemos pagar sin un solo documento que respalde que se hiciera, cuánto iba a costar y si nos tocaba pagarlo a los oriolanos y cómo. En lugar de conveniar a priori esas obras ha habido que liquidarlas cuando ya estaban hechas de la manera más irregular posible. Lo curioso es que nadie ha sabido nunca en el ayuntamiento de Orihuela qué se estaba haciendo y cómo iba a quedar la cosa, y no solo hablo de la anterior Corporación, sino de otras anteriores desde que se proyectaron las obras. Se podía haber hecho de otro modo y  mejor. Ahora cada uno tendrá que cargar con su responsabilidad. La nuestra, y para eso he estado en reuniones tanto con ADIF como con la Conselleria, es culminar esa urbanización y dar una nueva imagen a la ciudad. Otras Administraciones no se han portado bien con Orihuela en este tema, pero creo que hemos podido llegar a soluciones coherentes y que nos permitirán dar un uso a ese entorno interesante para la ciudad, aunque siempre mantendré que debió hacerse de otro modo para evitarnos el coste que tendremos que soportar.

¿Qué necesidades para Orihuela cree que se quedarán en el camino y no se podrán cumplir en el actual mandato?

Muchas. Orihuela no se puede arreglar en cuatro años, porque se ha tardado mucho más en desorganizar o en crear problemas donde no los había. La paciencia de los oriolanos tiene un límite y cada día son más exigentes en la reclamación de soluciones. Eso es bueno, porque demuestra que el oriolano es inquieto y se preocupa por lo suyo, pero también debe entender que cada año tiene 365 días y cada presupuesto su montante anual. Que trabajamos por ser más eficientes, que es sacar el mayor provecho a los medios de que disponemos.

Nos propusimos no engañar a nadie con sueños irrealizables

Cuando llegas al Ayuntamiento chocas con una realidad, que no es la que tenías cuando hacías un programa electoral cargado de propuestas que luego se vuelven irrealizables. En eso nosotros hemos progresado, porque las propuestas para Orihuela que yo firmé en 2015 no son ni las de 2011 ni las de 2007 en otras candidaturas en las que estaba. Ahora son más realistas y más posibles de llevar a cabo, porque sabemos con qué contamos y hasta dónde podemos llegar, y nos propusimos no engañar a nadie con sueños irrealizables. Algo quedará, eso es desgraciadamente inevitable, pero estaremos en un porcentaje muy alto de cumplimiento de nuestro compromiso, teniendo en cuenta, además, que no estamos solos.

Con sólo tres concejales, Ciudadanos ha conseguido tener un peso importante dentro del equipo de gobierno y tiene mucha presencia en el municipio. ¿Cómo se consigue? ¿Augura esto unos mejores resultados electorales en los próximos comicios?

Tenemos la presencia que los oriolanos demandaron en las urnas. Nos encargaron estar y trabajar con quien estuviera con nosotros, y lo hemos hecho. Nuestro peso no es una referencia de número, sino de capacidad de gestión. Hacemos muchas veces otras cosas que no se ven porque no trascienden, pero que tienen una gran importancia, como impulsar la regularización de las cuentas municipales desde la Comisión Especial de Cuentas que yo presido, en colaboración estrecha con Hacienda y con Intervención. El trabajo de gestión municipal no es un escaparate, sino una trastienda donde hay que limpiar, ordenar y reparar para sacar un buen producto a la venta, si se me permite la comparación. Nosotros estamos en eso codo con codo con los técnicos y personal de nuestras áreas y con todos los que tenemos que colaborar de otras concejalías. Eso, a medio y largo plazo, se ve en la calle si somos capaces de convertir ese esfuerzo en soluciones para problemas en los parques, en las playas, en las calles o en los servicios públicos. No perdemos de vista que cada cuatro años hay elecciones, pero porque queremos continuar con los proyectos en los que creemos y que pensamos que son buenos para Orihuela. Para nosotros, nuestra ciudad es más importante que nuestros cuatro años de gobierno, porque es la ciudad que dejaremos a los que vienen detrás.

¿Volverá a encabezar usted la lista de Ciudadanos para las próximas elecciones o aspira a puestos más altos dentro del partido? ¿Le han propuesto en algún momento desde el Partido Popular formar parte de sus listas para la próxima legislatura?

Eso es una decisión que tiene que adoptar mi partido. Yo quiero estar donde sea más útil. Si es en mi ciudad, en Orihuela, si es en el Polo Norte, iré buscando un buen abrigo y combinación para estar aquí. Ni he estado ni estaré en el Partido Popular, como no he estado en ningún otro partido, salvo en mi anterior formación local de Orihuela, de centro y liberal, que es lo que siempre he sido y lo que siempre seré. No tengo otro hogar ideológico ni a derecha ni a izquierda, por lo que ni me llamarán de otros partidos ni me iré de Ciudadanos.

Los programas son muy similares, porque somos conscientes de lo que le falta a nuestra ciudad

Y cuando toque, para casa, que mi trabajo y mi formación es otra. Yo llegué a la política de rebote y me encanta, pero reconozco que me cuesta lo de promocionarse y medrar, porque soy más de despacho y ordenanzas, como me han dicho alguna vez. Pero como creo que eso es algo de lo que hace mucha falta en Orihuela, mucho trabajo de despacho antes de salir a la calle, les diré a los míos que me den una oportunidad para las fotos después de terminar con los papeles.