Sanidad inicia la campaña “Porque queremos Rojales más limpio”

Con el fin de concienciar a los ciudadanos para que recojan los excrementos de sus perros

- Escrito el 22 enero, 2018, 12:01 pm
2 mins
La concejala Tatiana Cañizares recuerda que es obligatorio recoger las heces     

La concejalía de Sanidad, la Policía Local y la asociación animalista de Rojales y Guardamar “Guardales” han iniciado este jueves la campaña “Porque queremos Rojales más limpio”. La iniciativa  municipal  pretende concienciar, antes que sancionar, a los ciudadanos para que recojan los excrementos de sus perros de las vías publicas, parques y jardines.

Esta primera jornada de concienciación tuvo lugar con motivo del mercadillo semanal de los jueves, y se repetirá en próximas fechas, según la concejala de Sanidad, Tatiana Cañizares.

Cientos de folletos informativos escritos en castellano, inglés, alemán y francés fueron repartidos durante la jornada por la concejala quien estuvo acompañada por el concejal de Residentes Extranjeros y Participación Ciudadana, Derek Monks, miembros de Guardales, y agentes de la Policía local. El documento explica con detalle las infracciones a los que se pueden enfrentar los dueños de perros si incumplen  la ordenanza local reguladora de animales de compañía y la Ley de la Generalitat  sobre la protección  de animales de compañía.

Para hacer más efectiva la iniciativa pública se repartieron al igual, cómodos y prácticos dispensadores de bolsas para excrementos en forma de hueso y con un mosquetón incorporado para agarrarlo a la correa. También pequeñas bolsas para ser utilizadas para guardar pequeñas galletas para los animales.

Tatiana Cañizares indicó que la campaña pretende concienciar a todos los ciudadanos que tienen perros como mascotas para contribuir en tener un pueblo limpio y evitar problemas derivados de los excrementos de los animales. Al respecto dijo que las heces   conllevan un riesgo para la salud como caídas y poder trasmitir enfermedades a las personas.

Advirtió la concejala que nuestro objetivo es no multar a nadie pero la Ley de la Generalitat Valenciana y la ordenanza local prevén sanciones leves, graves y muy graves con multas que van desde 30 a 18.000 euros.