Plurilingüismo: Riqueza cultural o “arma” política

El Decreto del Plurilingüismo ha aflorado en la Vega Baja un problema de identidad lingüística que no acepta el valenciano como lengua cooficial en este territorio de la Comunitat Valenciana

- Escrito el 27 diciembre, 2017, 6:30 pm
17 mins

Parece que en principio todos están de acuerdo en que, como dice la sabiduría popular, “el saber no ocupa lugar”, y también en que el aprendizaje de más de una lengua es un instrumento que dota al que la aprende de una mejor forma de relacionarse con los demás. Y, por supuesto, que le habilita para desempeñar laboralmente mejores puestos que aquel que no conoce más que una lengua.

El término plurilingüe siempre ha sido la definición de alguien que posee la capacidad de expresarse en más de una lengua. Y desde luego ha tenido una connotación positiva para aquel que ha tenido el privilegio de poder acceder a una educación más completa.

Si atendemos a la definición de plurilingüismo que ofrece el Instituto Cervantes, ésta hace referencia a la presencia simultánea de dos o más lenguas en la competencia comunicativa de un individuo y a la interrelación que se establece entre ellas. Los conocimientos y experiencias lingüísticas de un individuo pueden adquirirse bien en sus entornos culturales o bien en la escuela; se organizan en sistemas que se relacionan entre sí e interactúan, contribuyendo así a desarrollar la competencia comunicativa del sujeto.

El Plurilingüismo como riqueza cultural

Para lograr el plurilingüismo, continua en su definición el Instituto Cervantes, es fundamental desarrollar tanto un repertorio lingüístico, en el que se ejerciten todas las capacidades lingüísticas que posee el individuo, como de los mecanismos que faciliten la interacción de las competencias de sus diferentes lenguas.

Las propuestas curriculares han incorporado recientemente una referencia explícita a la sensibilización de los aprendientes hacia la diversidad lingüística y cultural, y el respeto a diferentes maneras de expresarse y actuar.

De esta manera, el desarrollo simultáneo del plurilingüismo y de la interculturalidad se convierte en un proceso natural, pues las competencias lingüística y cultural respecto a cada lengua interactúan, se enriquecen mediante el conocimiento de la otra lengua y contribuyen a desarrollar destrezas, capacidades y actitudes interculturales.

Ha pasado de ser una aptitud deseada por todos a una gran ofensa educativa

Sin embargo, el término Plurilingüismo ha adquirido un matiz poco menos que perverso, si se traslada a la comarca de la Vega Baja, en referencia al modelo educativo que plantea el Conseller de Educación, Vicent Marzà, y que parece haber tenido la habilidad de convertir una aptitud deseada por todos, a una de las mayores ofensas educativas de la historia reciente de España.

Atendiendo a la jerga juvenil, podríamos decir que Marzá la ha liado parda con su Programa Plurilingüe Dinámico, al menos en la comarca más al sur de la Comunidad Valenciana, la Vega Baja.

No es lo mismo Alcoi que Torrevieja

El Conseller se emplea a fondo en explicar que el plurilingüismo tiene en cuenta realidades muy distintas y que se ajustará a un nivel determinado, teniendo en cuenta la realidad sociolingüística, para avanzar más tarde a niveles superiores. También considera que no es lo mismo su aplicación en el contexto de Alcoi o de Torrevieja. Pero lo cierto es que la comunidad educativa en la Vega Baja se ha puesto en pie de guerra ante lo que consideran un agravio sin precedentes.

Es necesario por tanto escuchar algunas de las voces que pueden ser tenidas en cuenta como líderes de opinión al respecto.

Todos coinciden en la necesidad de despolitizar la gestión y programación de la educación

Pueden estar a favor o en contra del Decreto del Plurilingüismo, pero todos coinciden en la necesidad de despolitizar la gestión y programación de un tema tan importante como la educación. Fundamentalmente, porque se está utilizando la educación como arma arrojadiza con la que manipular a los ciudadanos, creando una confusión tremenda y, lo peor, un perjuicio en la enseñanza de los niños y niñas que está a merced de los cambios de gobierno y del afán de dejar un sello propio que perdure en el tiempo.

Un proyecto ambicioso

Manel Soler es profesor de valenciano en la Escuela de Adultos ‘El Manantial de Elche’; licenciado en Filología Catalana y firme defensor de la enseñanza de la lengua valenciana en todos los niveles educativos. En su opinión, el plurilingüismo “tiene cuestiones que se pueden mejorar, pero en zonas como la Vega Baja es complicado”.

Defiende que es un proyecto ambicioso y que, por tanto, debe ser tenido en cuenta por su implantación a lo largo del tiempo, que no está pensado para hacerse en uno ni en dos años, y pretende instaurar un proyecto ambicioso desde la educación infantil con unas dimensiones de calado que sólo se pueden valorar con tiempo. La gente tiene miedo a los cambios y hay que tener en cuenta que toda la comunidad educativa se ve afectada. Los profesores se ven afectados, los padres… y por tanto hay que verlo con la perspectiva de largo plazo.

«En la sociedad actual no tiene cabida la expresión ‘monolingüe`» M. Soler (profesor de valenciano)

Lo más importante de todo es que el tema de la educación y de las lenguas debe de estar despolitizado y no manipular la lengua como un tema de enfrentamiento. Lo que no hay que hacer es utilizar la lengua como como fundamento político. Por otro lado, ha destacado que en la sociedad actual no tiene cabida la expresión ‘monolingüe`, algo inadmisible en un mundo globalizado y más cercanamente europeo.

Mejor en inglés

Enrique Mellado vive en San Miguel de Salinas y es profesor del cuerpo técnico de Formación Profesional. Ha tenido que opositar en Murcia, donde la única lengua oficial es el español. Reconoce que en la Vega Baja no se habla valenciano, y considera que el problema no radica tanto en que se enseñe la lengua valenciana a los alumnos, como en que adquiera un protagonismo tal que se prioriza frente a las demás lenguas como el castellano y el inglés, cuya proyección considera mucho más beneficiosa para el alumno.

«En lo referente a comunicación el inglés es un instrumento mucho más práctico» E. Mellado (profesor de F.P.)

Para él, el problema radica en el peso que adquiere el valenciano dentro de la carga lectiva del alumnado. Por lo que considera necesaria una carga lectiva adecuada a las características del alumnado y del territorio en el que vive.

También piensa que, en lo referente a comunicación, el inglés es un instrumento mucho más práctico y que les da a los alumnos una competencia mucho mejor que el valenciano, que tiene a fin de cuentas un uso regional y limitado mientras que el inglés es un código internacional.

Así mismo, echa de menos también una implicación mucho mayor de la comunidad educativa en la elaboración de los programas curriculares.

Inmersión lingüística

Manuel Pineda, diputado en las Cortes Valencianas, alcalde de Rafal y secretario general del PSOE en la Vega Baja, entiende que, aunque en la Vega Baja el valenciano no sea una lengua que se hable, el Estatuto valenciano y la Constitución española marcan el sentido en el que hay que aplicar el conocimiento y enseñanza de la lengua, ya que tanto el español como el valenciano son cooficiales en todo el territorio de la Comunitat Valenciana.

«Los padres que niegan a sus hijos el derecho a aprender valenciano están limitando sus opciones futuras» M. Pineda (diputado Cortes Valencianas)

También considera que los padres que niegan a sus hijos el derecho a aprender valenciano están limitando sus opciones futuras en algunas profesiones como funcionarios. Así mismo cree que es importante el tema de la inmersión lingüística, ya que los niños de pequeños son como esponjas.

Cambio en las pruebas del valenciano

En enero también presentó Vicent Marzà la orden para regular los títulos que acreditan el conocimiento de la lengua valenciana. Se trata de adaptar estos títulos a la misma normativa que se usa para cualquier lengua comunitaria.

Hasta ahora los niveles eran Elemental, Mitjà y Superior y, aunque estos no pierden su validez sin necesitar de hacer ningún trámite, a partir de ahora serán: el más bajo (el A1) no se obtendrá con un examen, sino acreditando haber realizado formación en una serie de instituciones que estén acreditadas, como la universidad o los servicios municipales, y al acabar la educación obligatoria se obtendrá el equivalente a tener el título elemental (B2).

Trabajadores de la Administración pública

La Generalitat Valenciana también ha presentado recientemente un Plan para promover el uso de la lengua valenciana entre los trabajadores de la administración pública valenciana.

Su finalidad, según la propia Generalitat, es el incremento progresivo de la autonomía lingüística en valenciano del personal de la institución autonómica. El objetivo es ir alcanzando un dominio total de la lengua valenciana por los funcionarios públicos en su relación con los ciudadanos.

Así que no solamente los escolares se verán afectados por este impulso en un uso más generalizado de la lengua valenciana. La normalización del uso del valenciano ha llegado también a la Administración pública mediante un decreto de la conselleria de Educación que prevé normalizar su uso. Está claro que el objetivo es convertir el valenciano en lo que debería haber sido siempre, la lengua vehicular del Gobierno autonómico. Para ello se han puesto en marcha distintas iniciativas.

Repositorio de documentación institucional y administrativa

Este eje consiste en la preparación de modelos documentales y publicaciones institucionales. Contará con una plataforma de plantillas para los empleados y empleadas, un repositorio con indicaciones teóricas sobre composición y un almacén centralizado de publicaciones de la Generalitat, además de vocabularios específicos para resolver dudas terminológicas.

Formación lingüística y técnica

A partir de junio se convocarán toda una serie de nuevos cursos específicos mediante el Instituto Valenciano de la Administración Pública (IVAP). Serán cursos de lenguaje especializado administrativo, sanitario, jurídico, de notas de prensa, de actualización de conocimientos de valenciano (C1), de criterios lingüísticos de la Administración de la Generalitat, de comunicación eficaz en el entorno laboral y personal, del valenciano en las redes sociales, de perfeccionamiento en la atención al público en valenciano, de redacción de textos y de introducción al lenguaje de signos.

Asimismo, se organizarán cursos de actualización lingüística especializada y de formación técnica para profundizar en las competencias lingüísticas desde la vertiente más especializada.

Atención lingüística

Se trata de resolver consultas lingüísticas sencillas de manera rápida y efectiva a través de un teléfono de atención, un chat, correo electrónico y un fichero de respuestas a preguntas frecuentes.

Asesoramiento lingüístico personalizado
El Gobierno autonómico ha puesto en marcha iniciativas encaminadas a la formación, atención y asesoramiento lingüístico

Este eje se adentra en la detección de necesidades específicas relacionadas con el uso, la competencia y actitudes lingüísticas de los empleados públicos y el análisis de datos. Es por eso que se diseñarán planes de acciones lingüísticas específicas para servicios que lo requieran con la intención de ofrecer un servicio óptimo.

Nuevo SALT

Será un nuevo motor de traducción más potente, con un tiempo de respuesta más breve. Además, realizará traducciones valenciano-castellano y castellano-valenciano más exhaustivas y dispondrá de recursos lingüísticos. El nuevo SALT tendrá una versión para profesionales lingüísticos de todas las instituciones valencianas y otra para usuarios en varios soportes adaptados a tablets, móviles y ordenadores.