Orihuela revisa las diferentes opciones de diseño de la nueva pasarela de Marqués de Molins propuestos por Adif

El alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana, y el concejal de Urbanismo, Rafael Almagro, mantuvieron una reunión con el subdirector de Planificación de Adif, Juan José Llamas, así como su equipo técnico y la empresa contratada por Adif, y también estuvieron presentes un ingeniero y una arquitecta municipal

- Escrito el 12 abril, 2018, 10:30 am
3 mins

Y es que el objetivo de esta reunión era revisar el trabajo realizado para la licitación de la pasarela que se instalará en Marqués de Molins, de acuerdo al convenio firmado entre el Ayuntamiento y Adif el pasado mes de enero.

Bascuñana recordó que antes de cerrar el proyecto definitivo de la pasarela, “se ha consultado al Ayuntamiento para consensuar el mejor proyecto final a licitar”. Así, el Consistorio oriolano, Adif y la empresa adjudicataria de la elaboración del proyecto han revisado posibles opciones para este paso elevado de peatones que sustituirá al actual.

Asimismo, la nueva pasarela se construirá en hormigón, material que conlleva un menor mantenimiento frente a la actual que es metálica, lo que supone una importante mejora.

De esta manera, se solventarán también dos de los principales problemas de la actual pasarela en cuanto a accesibilidad y seguridad, ya que por un lado, la actual pasarela tiene una inclinación de 9% y no cumple la normativa vigente. Por ello, “la nueva pasarela tendrá un máximo de inclinación del 8% de pendiente en las rampas de desembarque”, explicó el primer edil oriolano. Con respecto a la seguridad, los puntos de apoyo serán de hormigón y estarán completamente protegidos.

Por otra parte, en cuanto a los gálibos, se mantendrá el obligatorio de 5,30 metros en la zona de la pasarela que atraviesa la carretera, de titularidad autonómica, y se rebajará a 4,50 metros de altura máxima en el resto de tramos.

Como novedad, con respecto a la iluminación la pasarela llevará integrada una hilera de luces LED a la altura de la barandilla y otra a la altura más alta de la pasarela.

Además, Adif y la empresa adjudicataria de la elaboración del proyecto han confirmado al alcalde y al edil de Urbanismo que no usarán la pasarela actual, por lo que el Ayuntamiento de Orihuela ha solicitado que “se desmonte de tal manera que permita su transporte por piezas para poder transportarla y reutilizar en otra ubicación”, aseguró Bascuñana.

Finalmente, ambas partes han quedado emplazadas a una próxima reunión para cerrar cuanto antes el trazado y diseño definitivo de la pasarela.