Médicos y pacientes sufren las consecuencias de un servicio sanitario desigual

Los diferentes modelos de gestión sanitaria, en un mismo territorio, generan problemas en la atención de pacientes y la ‘fuga’ de médicos hacia otras comunidades autónomas

- Escrito el 04 julio, 2018, 1:46 pm
7 mins

Encontrar un médico para los 150 residentes de la Residencia de Mayores de Torrevieja, se ha convertido en una misión casi que imposible, a pesar que el Centro cuenta con dos plazas de médico contempladas en la RPT (Relación de Puestos de Trabajo), una de ellas a tiempo completo y la otra con una jornada del 33%.

Un problema reconocido
La Residencia de Mayores lleva sin médico un año y medio

La consellera de Servicios Sociales y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, que visitó recientemente Torrevieja, ha reconocido que, efectivamente, hace ya un año y medio que el centro carece de médico y que no encuentran facultativos que quieran cubrir estas plazas.

La razón por la que los médicos no quieren ocupar estas plazas responde únicamente a criterios de índole económica. Un facultativo que ocupe esta plaza cobrará menos de 1.500 euros al mes, un salario significativamente inferior al que ganan sus compañeros en cualquier otro centro público sanitario; el personal sanitario y técnico de las residencias de mayores que dependen de la conselleria de Servicios Sociales y el resto de médicos que trabajan en centros sanitarios que dependen de la Conselleria de Sanidad.

Trámites administrativos

En su visita a Torrevieja, Oltra no hizo más que ratificar las dos soluciones que resultan obvias para todos. O se equiparan los salarios de los trabajadores con independencia de la Conselleria a la que estén adscritos o los sanitarios pasan todos a depender de Sanidad.

Identificados el problema y la solución, ya sólo queda gestionar los trámites administrativos necesarios para que sea efectiva.

Doble vara de medir
«Las plazas no se cubren por falta de retribución económica» A. Martínez

Desde el Consejo de Salud de Torrevieja, su presidenta, Ana Martínez, advierte que este no es el único problema de desigualdad que sufren en la zona sanitaria de Torrevieja, tanto los profesionales sanitarios como los pacientes. “En el Hospital de Torrevieja y en el de Ribera Salud se da un caso parecido, ya que uno es de gestión privada y otro pública. Cada uno tiene una forma distinta de gestionar, lo que, sin duda, siempre da lugar a desigualdades que finalmente sufren los pacientes”.

Cada año, al aproximarse los meses vacacionales, los centros sanitarios de los municipios costeros, Torrevieja, Guardamar del Segura y Pilar de la Horadada, planifican un aumento de personal para dar servicio al incremento de población durante el periodo vacacional.

Tal y como ha explicado Martínez “se ofertan unas plazas determinadas para cubrir la mayor demanda de servicios en la zona de Torrevieja y no se cubren. El motivo, tal y como nos lo han trasladado los sindicatos, es por una falta de retribución económica adecuada al servicio que prestan. Finalmente optan por trasladarse al sistema público de Murcia, dada la cercanía entre comunidades autónomas, donde las condiciones laborales y económicas son mejores”.

Cada año lo mismo

Por poner un ejemplo, el año pasado se ofertaron refuerzos de facultativos para la zona de Torrevieja, de cara al verano. De los veinte puestos de trabajo ofertados, sólo se cubrieron diez, que rápidamente se quedaron en ocho, ya que dos de estos médicos solicitaron el traslado a la comunidad murciana.

Ana Martínez señala que este no es problema aislado, ya que se repite año tras año. “Este año se han ofertado dieciocho puestos de trabajo para atender el aumento de población del verano y ya sabemos que como máximo se cubrirán diez”.

Las consecuencias de esta distinta vara de medir no solamente la sufren el personal sanitario; los pacientes, tanto los que viven aquí todo el año como los desplazados, se enfrentan a un modelo diferente de atención sanitaria, dependiendo del hospital y centro de salud al que estén adscritos.

Retrasos con los pacientes

Los médicos de atención primaria “ven como tienen muchos más pacientes que atender como consecuencia del incremento de los que acuden a los centros de salud”. Además, explica la presidenta del Consejo de Salud, que “estos centros no disponen de un médico que sólo se dedique a las urgencias, de manera que tienen que salir de la consulta para atenderlas turnándose entre ellos. Finalmente, los facultativos se enfrentan a jornadas laborales muchos más cargadas y los pacientes sufren los retrasos que esta sobrecarga ocasiona en el normal desarrollo del servicio”.

Sanidad pública universal
«Una sanidad pública universal pasa por revertir el modelo de doble gestión» A. Martínez

El problema es que el trabajador sanitario del Hospital Ribera Salud no está sometido a las mismas normas que el que depende de la Conselleria. La solución, para Ana Martínez está clara: “revertir el modelo de doble gestión en los hospitales en los que se implantó y generalizar una Sanidad Pública Universal, gestionada desde el sistema público”.