«Más de medio millar de perros y gatos han sido abandonados durante el último año en Orihuela»

Entrevista > Noelia Grao / Concejala de Sanidad, área responsable del CPA (Orihuela, 3-enero-1979)

- Escrito el 06 junio, 2018, 12:00 pm
18 mins
El Centro de Protección Animal (CPA) lleva a cabo una importante labor social contra el abandono animal y promueve el cuidado y la adopción de mascotas

Con la llegada del verano y de las vacaciones, es frecuente encontrar en las calles la triste estampa de animales de compañía abandonados que necesitan un hogar y nuevos dueños que los cuide. Por ello es cada vez más frecuente la adopción de animales.

En Orihuela, con sede en la pedanía de San Bartolomé, se encuentra el Centro de Protección Animal (CPA) que depende de la concejalía de Sanidad y que gestiona la asociación sin ánimo de lucro Asoka, aunque con fondos municipales. Este centro no sólo rescata y acoge animales sin hogar, sino que se preocupa de encontrarles una familia a través de su servicio de adopción. Lleva a cabo una serie de actividades coordinadas a tres bandas por Asoka, la concejalía y los voluntarios, que permite concienciar a la ciudadanía sobre este y otros problemas que afectan a los animales, especialmente a perros y gatos.

Cada animal tiene una historia

Entre ellas, alumnos de distintos colegios y representantes de asociaciones de otras localidades visitan con mucha frecuencia el centro, previa solicitud. Durante esas visitas se aprovecha para hacer llegar la historia de alguno de los animales que se encuentran allí hospedados, o que ya no están porque han sido adoptados o acogidos por alguna familia y que han conseguido volver a dar y recibir cariño. Y es que, detrás de cada animal recuperado de la calle, hay una historia.

Como concejala de Sanidad, Noelia Grao es, desde el inicio de la actual legislatura, la persona de la que depende el Centro de Animales. Desde su llegada al Ayuntamiento se intensificaron las actividades en torno al centro, y en esta entrevista nos descubre el funcionamiento del mismo y la importante labor social que desde él se ejerce en todo el municipio oriolano.

El CPA es municipal, aunque su gestión la lleva a cabo una asociación privada sin ánimo de lucro. ¿Cómo se gestiona?

Asoka está formada por personal asalariado y voluntarios de la asociación. Entre las personas que conforman diariamente el equipo que cuida de los animales que se encuentran en el centro, y que dependen de Asoka como prestataria del servicio, se cuenta con veterinaria y personal de apoyo, que se dedica tanto de la limpieza de las instalaciones como de alimentar y tener un contacto más directo con los animales, además de proporcionar momentos de esparcimiento a los mismos.

La Dirección del CPA la ejerce con gran compromiso y profesionalidad la veterinaria municipal, que es la encargada de coordinar, supervisar y controlar tanto el contrato como las labores que se desarrollan ya sea el personal municipal o el resto de personas que, de una manera u otra, mantienen una relación con el centro.

¿Qué ofrece este centro?
«A lo largo del año pasan por el centro entorno de a unos 450 animales de distintas especies»

El centro cuenta con espacio para albergar a 192 perros y 74 gatos, además de 10 unidades de ganado mayor. A lo largo del año pasan por el centro entorno de a unos 450 animales de distintas especies.

En el centro se albergan animales abandonados. Si la policía localiza algún animal en la calle, con chip o sin chip, y no se pueden localizar a sus propietarios, el animal se lleva al centro para evitar que pueda sufrir o generar un peligro por estar en la calle sin control.

Además, el centro ofrece visitas para grupos organizados que lo soliciten, por el que se les permite conocer el centro, como funciona y además se aprovecha para recordar la importancia de respetar y cuidar a los animales. También están los talleres de ámbito social, dirigidos a la población en general.

¿Cómo se cubren los gastos del CPA?
«La asignación anual es de 159.320 euros»

La concesionaria tiene una asignación económica anual de 159.320 euros. Con este importe Asoka sufraga los gastos de personal, alimento de los animales y otros productos necesarios. Desde la Concejalía también se sufragan gastos no incluidos en el contrato, además de mejoras que vamos realizando en el centro para mejorar la asistencia y estancia de los animales.

Recientemente, desde la concejalía hemos mejorado la sala de quirófano, para permitir la instalación de unos nuevos aparatos quirúrgicos que han sido adquiridos por Asoka, cumpliendo con el contrato que hay vigente. Mantenemos una relación muy estrecha que nos permite conocer al detalle el día a día del centro. La colaboración con Asoka es máxima, en todo lo que tiene que ver con el bienestar animal, dentro y fuera del centro.

¿Cómo se consigue que en las actividades que se organizan exista la convivencia con las personas a las que no les gustan los animales?

Desde la concejalía de Sanidad no desaprovechamos la oportunidad de promocionar, en todas las actividades que se organizan, la convivencia y el respeto para las personas que no tienen mascota o que simplemente no les gustan. Además, en las últimas jornadas regalamos porta bolsas de excrementos. Es muy desagradable ir por diferentes zonas del municipio esquivando excrementos. No podemos olvidar que los propietarios de animales estamos obligados a recogerlas y que las ordenanzas municipales nos obligan a ello, así como que el hecho de no recogerlas puede ser sancionado por la autoridad.

Lo más importante es seguir por el camino para concienciar de las obligaciones que tenemos como propietarios de unas mascotas que piden poco y dan mucho.

Uno de los servicios que ofrece es el de animales de adopción ¿Qué proceso se sigue desde que entra el animal en el centro hasta que se pone en adopción?

Nuestra última campaña habla justo de la ´Adopción de un amigo`. Y de que no es preciso ser de raza para ser especial. Adoptar es sencillo y, además, desde el centro se coordinan las visitas para poder conocer a los animales y que permitan que el animal que va a formar parte de nuestra familia sea el más idóneo. El acogimiento es otra opción, y nos permitirá incluso compartir momentos con el animal antes de tomar una decisión.

Pero para aquellas personas que no tienen espacio suficiente, o no pueden por cualquier otra razón optar por una de esas dos cuestiones, pueden ser voluntarios del centro que les permitirá dedicar el tiempo del que dispongan a pasear, cuidar a distintos animales que están en el centro y que están deseando que alguien les dedique un poquito de tiempo. El centro cuenta también con gran número de gatos, que están deseosos de encontrar un hogar.

¿Se admite a perros y gatos de cualquier raza y estado o hay requisitos que se deben cumplir?

La entrada de los animales en el centro está controlada y tasada, no podemos olvidar que es un centro para animales sin dueño, que da servicio al municipio de Orihuela. En algunos casos, y con los informes pertinentes, se recogen animales que tienen dueño; animales que haya fallecido su dueño, que se estén sufriendo maltrato por parte de sus propietarios, o circunstancias similares.

No se discrimina a los animales. Si está sufriendo una situación de desprotección se toman las medidas correctivas necesarias y se actúa, en colaboración con policía y otros agentes implicados.

¿Qué se hace con los animales que transcurrido un tiempo prudencial no encuentran quién los adopte?
«Nuestra política es sacrificio ´cero`»

Se les intenta buscar hogar en la mayoría de los casos. Dependiendo de las características del animal el tiempo puede ser de varios meses en algunos casos. Otros, los menos, pasan años en el centro. La política nuestra y de la concesionaria es sacrificio ´cero`, salvo caso muy concretos y siempre bajo criterio del veterinario, que así lo recomiende. Cada año son adoptados más de 200 animales, fuera de nuestras fronteras principalmente.

¿Qué campañas se llevan a cabo desde la concejalía de Sanidad y desde el propio centro de animales para evitar el continuo abandono de perros y gatos?
«La sensibilización es el reto principal que tenemos»

La sensibilización es el reto principal que tenemos. Las pasadas navidades distribuimos por todos los centros educativos del municipio, a todo el alumnado, un díptico con el lema ´Un animal no es un juguete`. Con un lenguaje acorde para los chicos y chicas, iba destinado a que quedara claro que tomar la decisión de aumentar la familia con una mascota no es algo baladí, que no son peluches que podemos dejar en cualquier parte, que tienen necesidades como nosotros y que precisan de visitas al veterinario, tratamientos, etcétera.

Desde el Ayuntamiento, y con voluntarios en distintas zonas del municipio, estamos llevaban a cabo campañas continuas de captura, esterilización y suelta de gatos asilvestrados que viven en distintas partes del municipio. Además, en los últimos dos años, para seguir desarrollando este proyecto de control, nos hemos acogido a sendas campañas de esterilización promovidas por la Diputación de Alicante, que nos han permitido esterilizar casi 200 gatos sin propietario.

¿Qué otras campañas se ofrecen?

No dejamos de realizar campañas y actuaciones que nos permitan llegar al máximo número de personas independientemente de donde vivan o su nacionalidad.

La última campaña para fomentar la adopción y la tenencia responsable, la hemos editado en castellano y en inglés, para llegar más lejos, pues no podemos olvidar que en Orihuela-Costa viven y conviven en concreto 101 nacionalidades distintas. Forman parte de nuestro municipio y también pueden querer adoptar a un animal o saber qué hacer en caso de encontrar un animal abandonado, y el idioma no puede ser una barrera.

La época veraniega es la que más casos de abandono registra, ¿qué consejo transmite para evitarlo?
«El abandono no es una opción»

Es cierto que, cuando empieza el buen tiempo, muchas personas que pensaron que podían convivir con una mascota cambian su plan de vida, y esta pasa a molestarles. Hemos comprobado en los últimos años que lejos de descender el número de abandonos ha aumentado. Por eso aprovecho para hacer reflexionar y cuando una familia o alguien crea que está preparado para tener un nuevo miembro en casa, igual es más fácil acudir al centro, hacerse responsable durante un tiempo de un animal adulto de los que tenemos internos, en acogida o acudiendo al mismo centro para cuidarle allí, y después tomar la decisión. Que no sea una decisión no reflexionada y madurada.

Un animal de compañía es para muchos años y no podemos después abandonarle en cualquier parte. Sin quererlo podemos provocar un accidente. El abandono no es una opción.

¿Existen datos estadísticos de la cantidad de perros y gatos que puede tener el municipio de Orihuela y el porcentaje de abandono?

Las cifras son más altas de lo que nos gustaría. Preferiríamos que no se abandonaran animales en nuestro municipio. Sería un claro signo de responsabilidad, conciencia y respeto por los animales. Aproximadamente los animales recogidos de la calle a lo largo del año nos dan una cifra de los abandonos por encima del medio millar entre perros y gatos.

Cada vez abundan más las colonias de gatos en la ciudad. ¿Cómo se controlan?

En las ciudades siempre han convivido los gatos con las personas. Los gatos siempre han sido muy independientes, e incluso han actuado como depredadores de insectos y roedores. En las últimas décadas, en los núcleos de población, algunos ciudadanos han decidido interferir con toda la buena fe. Y en algunos casos muy concretos, se ha generado algún problema puntual.

Hay recomendaciones básicas para las personas que deciden alimentar a gatos asilvestrados de la calle sin dueño, y es que no está permitido hacerlo en entornos de centro hospitalario, centro de salud, colegios y parques. Si los alimentan deben hacerlo con pienso seco, bajo su vigilancia, y cuando acaben de comer los animales deben recoger todos los cacharritos de pienso y agua. Debe quedar limpio para evitar que después roedores u otros insectos acudan a ese lugar para alimentarse y generar otro problema.

Con voluntarios, y con la supervisión y bajo la dirección de la directora del CPA, se permite a determinados voluntarios la recogida de gatos, para comprobar su estado de salud y posterior suelta. Si estos animales no están castrados se aprovecha esa recogida para su castración.