Los niños y niñas de Guardamar del Segura descubren el brócoli

Más de 300 alumnos de la localidad han disfrutado del “taller de Brocolín”

- Escrito el 12 diciembre, 2017, 2:59 pm
6 mins

  • El taller de Brocolín promueve la alimentación saludable para los más pequeños

El Proyecto Brocolín vuelve a Guardamar del Segura, para visitar de nuevo tres de los colegios de este municipio: Reyes Católicos, Dama de Guardamar y Molivent. Estos centros escolares disfrutarán del “Taller de Brocolín” gracias a la colaboración entre el Consejo Escolar Municipal de la ciudad y la empresa de semillas Sakata Seed Ibérica. Se trata de una actividad pedagógica incluida en el programa de acciones para la promoción de frutas y hortalizas que se lleva a cabo desde el Ayuntamiento.

Este taller está dirigido principalmente a alumnos de primero y segundo de primaria. A través de los cinco sentidos, los niños y niñas aprenden junto a Brocolín, la mascota de esta actividad, las bondades de una alimentación equilibrada. El taller incluye la lectura del cuento “Las aventuras de Brocolín”, donde el protagonista les invita a compartir su historia y a comer sano de manera divertida, y seduce a los alumnos con el “Juego de los colores”.

En esta ocasión, el equipo estará durante tres días en la localidad y en cada jornada visitará un colegio. En total, se realizarán 13 talleres que albergan a más de 300 alumnos. El taller es una actividad que comienza en el colegio pero acaba en casa. Al acabar el día, los alumnos se llevan a casa una bolsa con distintos regalos entre los que destacan un recetario y una pella de brócoli. Estos dos obsequios son fundamentales porque mediante un concurso Brocolín y su equipo, les animan a cocinar junto con sus familiares una receta con brócoli. Todo ello, gracias a la colaboración con productores de la zona como en este caso, Agropaco, quien dona, de forma gratuita, una pieza de brócoli por alumno.

El Proyecto Brocolín surgió en 2013 y es, dentro de Brócoli Pasión, una actividad destinada a los más pequeños de la casa. Un programa creado por Sakata Seed Ibérica, una empresa que busca incentivar a los alumnos a comer saludablemente, de una forma didáctica y amena. Su misión es proveer a la sociedad de variedades hortícolas que mejoren la calidad de vida de los consumidores.

Gracias a la colaboración con el Consejo Escolar Municipal del Ayuntamiento de Guardamar del Segura, Sakata Seed Ibérica ha podido llevar a cabo su taller dentro de un programa para la promoción de frutas y hortalizas, una acción que forma parte de sus acciones de Responsabilidad Social Corporativa (RSC).

Desde que se inició el curso escolar 2017-2018, el taller de Brocolín ya ha visitado a 3.600 alumnos y otros centros ya han concretado fecha para los próximos meses. El taller de Brocolín estará en marcha durante todo el curso escolar y se puede solicitar a través de la página web Brócoli Pasión.

Los pequeños pueden pueden ganar un peluche de la mascota Brocolín si cocinan en familia una receta con brócoli. Este año, los colegios que cuenten con más participantes, se llevarán un premio adicional de Sakata Seed Ibérica: “la Frutoteca”, una cúpula hinchable llena de ideas y juegos, que nace de la asociación “5 al día” y que va dirigido a todos los alumnos de primaria con el mismo objetivo que Brocolín: promover el consumo de frutas y verduras.

A este taller puede acceder cualquier colegio interesado, poniéndose en contacto con la empresa para organizar la actividad en su centro. El año pasado disfrutaron de esta actividad más de 3.000 alumnos.

Sobre Sakata

Sakata es una empresa dedicada a la investigación, producción y comercialización de semillas para cultivo de hortalizas. Con más de 100 años de actividad en el mercado de las semillas y presencia en cinco continentes, ha jugado un papel muy importante en el desarrollo de la horticultura moderna. Actualmente ofrece más de 900 productos en diferentes cultivos vegetales como son el brócoli, melón, calabaza o Bimi.

Sakata Seed Ibérica, la delegación que trabaja en España y Portugal, se esfuerza en ofrecer productos de valor añadido capaces de proporcionar la máxima satisfacción a toda la cadena productiva, desde agricultores hasta el consumidor final sin olvidar a los diferentes canales de distribución. Su objetivo es contribuir de manera significativa a la mejora de las condiciones de vida de la sociedad.