«Lo que se hace es mostrar la riqueza de la diversidad humana»

Las reivindicaciones de las personas LGTBI pretenden visualizar que hay muchas formas de vivir la sexualidad y que todas merecen el mismo respeto y trato legal y social

- Escrito el 05 julio, 2018, 12:00 pm
7 mins
El Observatorio Valenciano contra la LGTBfonia ha detectado, desde su puesta en marcha, hace un año, 76 agresiones a personas LGTBI, de las cuales la mayoría, alrededor del 70%, son agresiones con insultos, amenazas y hostigamiento. El resto se deben a distintos tipos de agresión laboral, agresiones físicas y otras cuestiones diversas.

Estos datos vienen a confirmar que, aunque hay mucho camino andado, también queda un largo recorrido para que la sociedad en su conjunto normalice la diversidad sexual. Es por eso que los colectivos que defienden los derechos de las personas LGTBI salen a la calle cada 28 de junio, para visualizar que hay muchas formas de vivir la sexualidad y que todos y todas merecen el mismo respeto y trato, tanto legal como socialmente.

Más asociaciones
A pesar de los avances conseguidos hay mucha violencia por odio

Tras muchos años de estar en la sombra, temerosos y temerosas de mostrar abiertamente su condición sexual, el colectivo LGTBI ha dicho basta. Esto ha propiciado que cada vez haya más asociaciones, por un lado, para visibilizar y normalizar el trato con los demás y por otro, para atender a muchas personas que sufren maltrato, agresiones o cualquier otro tipo de violencia.

Dolores, a pesar de ser un municipio pequeño, tiene una asociación de este tipo: ‘Dolores Entiende’. Con más de 26 socios su presidente, José Rodríguez, está satisfecho con la implicación de amigos, familiares y administración pública en el apoyo a un proyecto tras el cual subyace la constatación de que continúa habiendo un sentimiento de odio y xenofobia hacia ellos y ellas.

Dolores Entiende

Además, ha tenido la suerte “de estar siempre rodeado de personas que me han querido y aceptado como soy y, aparte de algún caso aislado de intolerancia, nunca he sufrido violencia ni odio como consecuencia de mi condición sexual”.

Dolores Entiende se creó hace un año, y se dio a conocer organizando unos días festivos-reivindicativos en los que se organizaron talleres, desfiles, lectura de manifiesto y otras actividades para sacar a la calle una situación que llevan sufriendo mucho tiempo y que consideran injusta. Dado el éxito de esa primera edición, este año repiten y, tal como nos ha explicado José Rodríguez, tienen a un pregonero de honor, y todo un referente del movimiento LGTBI: Toño Abad.

Toño Abad
«Ofrecemos asesoramiento jurídico y psicológico a los afectados por agresiones» T. Abad

Toño Abad tiene 38 años y es funcionario público; presidente de Diversitat, asociación LGTBI a nivel provincial y director del Observatorio Valenciano contra la LGTBfobia.

Este año está invitado por Dolores Entiende para que sea el pregonero de la fiesta que la asociación ha preparado para el día 7 de julio. Dice estar orgulloso de que hayan contado con él y lamenta que mucha gente de pueblos pequeños tiene que marcharse debido a la discriminación que sufren.

«La solución a la LGTBIfobia está en educar desde la base» T. Abad

Le preocupa el aumento de las agresiones homófogas, paralelas al discurso xenófobo, discurso machista y la violencia de género. Es por esta preocupación por la que han puesto en marcha “una herramienta para la atención a las víctimas, que se creó en 2017, y a través de la que ya hemos tenido ya el primer informe con datos reales de lo que está pasando” explica Abad.

En la Comunidad Valenciana han detectado 76 agresiones a personas LGTBI, de las cuales la mayoría, el 70%, suelen ser con insultos, amenazas y hostigamiento. El resto se deben, según cuenta Toño Abad, a distintos tipos de agresión laboral, agresiones físicas y otras cuestiones diversas “que también habrá que abordar”.

Asesoramiento jurídico y psicológico

Sabe que con las palabras no basta para defender muchas de las agresiones físicas y psicológicas a las que se tienen que enfrentar, “disponemos de un gabinete jurídico y también de un gabinete de psicólogos para atender a las víctimas. Es importante que vean que sus derechos se defienden, para poder denunciar y que sepan que cuando se ha cometido una agresión no queda impune”.

También es la asesoría jurídica de 14 víctimas, todas ellas debido a agresiones. Esta violencia es uno de los temas más complicados de abordar ya que, según explica, “la violencia de odio existe para todos, pero para las personas LGTBI más. Tenemos un plus que demostrar, porque se nos culpabiliza con mucha facilidad”.

Una de las cosas más duras es comprobar que la gente cree que les puede insultar por tener una expresión de género que no es normativa. “Esto, además, tiene una característica nuestra muy negativa, y es que las personas LGTBI hemos normalizado la violencia hacia nosotros”.

Educar desde la base

Para Toño la solución está en la misma base del sistema y señala que “la solución es educar, aprender a mirar con empatía; ponerse en el lugar de los demás, en este caso en el nuestro. Nosotros vivimos una situación de discriminación, y por lo tanto a esa situación hay que ponerle remedio y es necesario implicar a toda la población”.

Se despide explicando que “hay que trabajarlo desde la educación, desde abajo, para que esto se entienda no como una amenaza, sino como una realidad que lo que hace es mostrar la diversidad humana; la riqueza de la diversidad humana”.