La suciedad acumulada puede provocar el desbordamiento del río Segura

Agricultores y vecinos de la zona de Orihuela temen que, si la CHS no actúa rápidamente, el río se vuelva a desbordar

- Escrito el 27 diciembre, 2017, 11:00 am
7 mins

En diciembre de 2016, muchos municipios de la comarca de la Vega Baja sufrieron los efectos de una ‘gota fría’ que provocó grandes daños materiales, tanto en campos y cultivos como en carreteras y viviendas.

El río Segura, a su paso por Orihuela, se desbordó en la madrugada del 18 al 19 de ese mes y varios vecinos tuvieron que ser desalojados de sus casas. Era la primera vez que el Segura se desbordaba desde la riada de 1987, hace 30 años.

La ‘gota fría’ es un fenómeno característico de esta zona de España, que se produce normalmente en otoño. El aire caliente sube tan rápidamente como se enfría lo que provoca fuertes lluvias torrenciales durante un corto espacio de tiempo.

Parece que no es posible conocer anticipadamente, con exactitud, la cantidad de agua que caerá durante una gota fría en un lugar determinado. Por tanto, es necesario adoptar medidas preventivas para que, en caso de producirse, minimicen en la medida de los posible los efectos devastadores de este fenómeno meteorológico que tantas pérdidas materiales y humanas ha provocado en esta zona del Mediterráneo.

La limpieza es fundamental
Una de las medidas esenciales, para evitar que se produzcan riadas, es mantener limpios los márgenes y cauces de los ríos

Una de las medidas esenciales, para evitar que se produzcan riadas, es mantener limpios los márgenes y cauces de los ríos, ya que la suciedad es arrastrada por la corriente del río en caso de lluvias torrenciales, taponando los imbornales de desagüe. Estos trabajos

son competencia de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) y a juzgar por las imágenes obtenidas todavía no se ha realizado.

Agricultores, vecinos y políticos de la zona están denunciando “el peligro que supone la maleza, vegetación y suciedad que se acumula en el cauce y márgenes del río Segura, por el abandono y falta de limpieza durante los últimos tres años. Un peligro que puede resultar catastrófico para viviendas y cosechas, si se produce una gota fría, como ocurrió en 2016”, ha explicado el alcalde de Dolores y diputado provincial, José Joaquín Hernández.

«La maleza incrementa el riesgo de desbordamiento» (José Joaquín Hernández)

Tal y como ha señalado Hernández, que es vicepresidente en la Comisión de Medio Ambiente de la Diputación de Alicante, esta pasividad “incrementa el peligro de desbordamiento, pues cada año que pasa sin limpiarse hay más maleza y suciedad acumulada”.

Más presupuesto para la CHS

De hecho, a principios del 2017, los diputados socialistas del Congreso elevaron al Gobierno de la Nación una pregunta para conocer las inversiones realizadas en este sentido. La respuesta del Gobierno puso en evidencia la falta de inversiones, ya que reconoció que durante todo 2016 las actuaciones realizadas fueron de algo menos de 200.000 euros. Y se han planteado mociones para instar al Gobierno de España a que dote de más presupuesto a la CHS, como órgano competente para actuar en la limpieza de los caudales.

Los socialistas han indicado que la CHS anunció trabajos de limpieza de ramblas y ríos de la cuenca del Segura por valor de 12, 5 millones de euros. Pero en vez de aumentar el presupuesto para estas actuaciones, lo cierto es que se ha presupuestado un 50% menos en inversiones. Así, se ha actuado en algún tramo determinado “como es el que discurre desde los Tubos del Trasvase hasta Ociopía. Esto es sólo un parche que no soluciona el problema del cauce en su parte alta”.

Cuesta más actuar ante una riada que prevenirla

Los agricultores y vecinos de la zona también se han puesto en jaque, ya que consideran que, en caso de una nueva riada, el dinero que se destine para paliar los daños ocasionados siempre será más elevado que el previsto para la limpieza de cauces y ríos. Por lo que plantean la prevención como la actuación más responsable, sobre todo teniendo en cuenta que, de producirse desgracias humanas, ese daño sería absolutamente irreparable.

Soluciones urgentes

Lo cierto es que los agentes implicados y afectados, como integrantes del Centro de Coordinación Municipal (CECOPAL), miembros del CHS o el Juzgado de Aguas, están manteniendo reuniones para buscar la solución más adecuada y prevenir así un posible desbordamiento de río Segura.

Sin embargo, según Hernández, parece que “dentro de estos factores no se ha tenido en cuenta el estado de suciedad del Segura. Nosotros lo que pedimos es que las actuaciones que se propongan para dar solución al problema no queden en una mera declaración de intenciones y que se doten de presupuestos”.

Cabe señalar que es paradójico el hecho de que los mayores desastres que se producen, como consecuencia de los fenómenos meteorológicos y del cambio climático, vengan provocados por dos circunstancias absolutamente antagonistas como son la sequía y el exceso de lluvia. Dos factores que están afectando de manera dramática a los cultivos de la Vega Baja.