La rejullaera

Dentro del argot oriolano, según Justo García Soriano en el ´Vocabulario del dialecto murciano` (1932) y José Guillén García (1974) en ´El habla de Orihuela`, el vocablo rejullar significa resbalar o deslizar, y rejullaera la identifican con aquel lugar resbaladizo por donde los niños se deslizan

- Escrito el 02 marzo, 2018, 8:00 pm
8 mins
Antonio Luis Galiano Pérez | Cronista Oficial de la ciudad de Orihuela

Me viene a la memoria la que existe en la sierra de Orihuela, en la subida del Seminario, cerca del Oratorio Festivo, a la que con pocos años íbamos a jugar y a dejarnos los pantalones hechos girones, con la consiguiente reprimenda materna, o la pequeña montaña que existe en el patio de Lourdes del colegio Santo Domingo, en la disfrutábamos en los recreos.

Traslado de la Curia Diocesana
«Rejullaera la identifican con aquel lugar resbaladizo por donde los niños se deslizan»

A la hora de buscar un nombre para esta sección, me vino a la memoria aquellos juegos infantiles y lugares por su significado relacionado con el deslizamiento, ya que nuestra pretensión no es otra que ir deslizando, como niños, momentos históricos o tradicionales de Orihuela, sin temor a regañinas ni a destrozos de los pantalones.

Así que, en esta primera entrega de ´La rejullaera`, situémonos en la Orihuela de hace cincuenta años, cuando fue trasladada la Curia Diocesana a Alicante, es decir el cambio de ubicación del organismo administrativo, judicial y de gobierno de Obispado a la capital de la provincia.

Comunicado oficial

Hemos de reconocer que, gracias a la prensa, ya sea periódica o revistas, podemos rememorar situaciones acaecidas en nuestra historia. En este caso, fue el de este traslado, cuyas oficinas fueron inauguradas en la calle Colón, número 26-B, en los bajos de la residencia Episcopal, el día 8 de enero de 1968.

Así, con un comunicado oficial de la secretaría general del Obispado, publicado en los periódicos de Alicante y Murcia, se informaba “al pueblo de Dios”. En dicho comunicado se decía: “tras los estudios realizados durante estos últimos años, las consultas a todos los niveles, y para un mejor servicio pastoral”.

Descontento de los oriolanos

Pero, en nuestra ciudad, el traslado de la Curia no fue del agrado de los oriolanos que descontentos iniciaron una campaña meses antes, capitaneada por el periodista Joaquín Ezcurra Alonso, con objeto de que no se materializase esta decisión del obispo Pablo Barrachina y Estevan.

Se sucedieron artículos en ´La Verdad`, ´Información`, ´Línea`, ´SP` y ´Qué pasa` de Madrid; algunas notas de la oficina de prensa del Obispado de la mano del sacerdote Joaquín Espinosa Cañizares, al que tratamos y tuvimos muy buena relación años después a través del Instituto de Estudios Alicantinos; replicas por parte de Joaquín Ezcurra que no fueron publicadas.

Publicación secuestrada
«La revista ´Oleza`, que reproducía el acta que defendía a Orihuela como capitalidad de la Diócesis, fue secuestrada»

Posteriormente, en el mes abril de ese año, se reprodujeron todos estos documentos en una edición extraordinaria de la revista ´Oleza`, que fue secuestrada. Sin embargo, se pudieron conseguir por los oriolanos algunos ejemplares, llegando a mi poder uno de ellos a través de mi padre.

Curiosamente, este ejemplar que estaba dedicado, además de al traslado de la Curia, al poeta Miguel Hernández, me fue solicitado para formar parte de la exposición ´Documenta Miguel Hernández`, siendo asegurado en cincuenta mil pesetas de las de entonces y cedido temporalmente a la consellaría de Cultura de la Generalitat Valenciana, y expuesto en Madrid, Valencia, en la Embajada de España en Roma y en Cuba.

Asamblea con las ´fuerzas vivas`

En esta publicación se reproducía el acta de la Asamblea pro defensa de la capitalidad de la Diócesis en favor de la ciudad de Orihuela, y de cuya constitución, entre otras personas y organismos civiles, encontramos a los siguientes: Manuel Monzón Meseguer, alcalde de Orihuela; Pedro Cartagena Bueno, primer teniente de alcalde; Caja de Ahorros de Nuestra Señora de Monserrate; Caja Rural Central; Colegio de Abogados; Casino Orcelitano, representado por su presidente Manuel Martínez Ros; círculo cultural ´Adolfo Clavarana`; delegación comarcal de sindicatos; Hermandad de Labradores y Ganaderos; Juzgado Privativo de Aguas; Cámara de Comercio e Industria; Oficina de Información y Turismo; Consejo Local del Movimiento; patronato de la Biblioteca Teodomiro; Círculo Católico; Colegio de Procuradores de los Tribunales; Asociación de Cabezas de Familia.

Y, entre los vinculados con la Iglesia: consejo territorial de Acción Católica y las juntas territoriales de la misma de las parroquias del Salvador, Santas Justa y Rufina, y Santiago; Eladio Belda Irles, presidente diocesano de la Adoración Nocturna; Emilio Bregante Palazón, presidente de la Junta Mayor de Cofradías y Hermandades. En resumen, se podría considerar que dicha Asamblea estaba constituida por las ´fuerzas vivas de la ciudad` de aquel momento.

Necesidad de justificación

La publicación de esta relación en ´Oleza`, estaba motivada por una visita que la comisión ejecutiva de la Asamblea al nuncio de S.S., a fin de que interviniese para que intercediese en la evitación del traslado de la Curia y mostrarle su malestar por el contenido de una carta abierta, publicada por el sacerdote Joaquín Espinosa Cañizares como jefe de la oficina de prensa del Obispado, el día 2 de diciembre de 1967, en el diario ´SP` de Madrid, en la que atacaba al periodista oriolano Joaquín Ezcurra Alonso, al cual inculpaba de que estuviera sólo en esta actitud de defensa.

Ante ello, la Asamblea, aunque había procurado no echar mano de los medios de comunicación, se vio obligada a hacer pública su postura.

Al final, ´Oleza` fue secuestrada, y las ´fuerzas vivas` de la ciudad de Orihuela, y por extensión todos los oriolanos, vieron como la Curia abandonó la capital de la Diócesis en beneficio de la capital de la provincia.