En la provincia hay más de mil familias con alérgicos al gluten

La alergia al gluten afecta a entre el 1 y el 2% de la población, se puede manifestar a cualquier edad y es más frecuente en mujeres que en hombres La mayoría de las personas digieren el gluten sin problemas, pero cuando se tiene la enfermedad celíaca, el sistema inmunológico reacciona al gluten como si fuera una amenaza dañina, algo tóxico. Durante este proceso, el sistema inmunológico causa daño a las vellosidades del intestino, haciendo que el organismo no pueda absorber los nutrientes que se encuentran en los alimentos. En cualquier momento «Esta enfermedad puede darse en cualquier momento de la vida» Esta enfermedad puede darse en cualquier momento de la vida y es más común en las personas de raza blanca y de origen europeo, y las mujeres superan en número a los hombres que padecen este problema. La enfermedad celíaca es una entidad prevalente en nuestro entorno que afecta tanto a niños como a adultos, y cuya epidemiología ha variado en los últimos años gracias a los avances que se han producido en los diagnósticos. Un aspecto importante a tener en cuenta es que la celíaquía sin sintomatología clásica es más frecuente que la forma sintomática, lo que dificulta en numerosas ocasiones el diagnóstico. Enfermedad crónica «Es una enfermedad crónica del aparato digestivo y de origen inmunológico» Es una enfermedad crónica del aparato digestivo de origen inmunológico, que se caracteriza por una intolerancia permanente a una proteína llamada gluten, que se encuentra presente en los cereales. Es el resultado de una interacción entre genes, la ingestión de alimentos con gluten y otros factores ambientales, pero se desconoce la causa exacta. En 2012, la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica (ESPGHAN) definió la enfermedad celíaca como un desorden sistémico, con base inmunológica, causado por la ingesta de gluten en personas con predisposición genética. Afecta a entre el 1 y el 2% de la población, se puede manifestar a cualquier edad y es más frecuente en mujeres que en varones. Eugenia Canalías, presidenta de la Asociación de Celiacos en la Comunidad Valenciana (ACOVA), nos cuenta más cosas al respecto.  ¿Cómo se lleva en familia cuando el enfermo es un niño? «En general los niños suelen adaptarse mejor a esta dieta que los adultos» Aprender a comer sin gluten puede ser difícil al principio. Se necesitará tiempo para cambiar los hábitos alimentarios familiares. De todas formas, si la familia se toma la enfermedad con una actitud positiva, el niño no lo vivirá como algo malo, deberá simplemente cambiar los alimentos que puede consumir por otros que no le sentarán mal y se encontrará mejor. Se aconseja una comunicación fluida entre padres e hijos, así como una relación con el entorno. Es esencial informar a la familia y amigos para hacerles entender las consecuencias de un descuido en la ingesta de alimentos. Es recomendable, además, eliminar la harina con gluten de la dieta familiar, sustituyéndola por algún tipo de harina apta para celiacos. Si se va a mantener el gluten en la casa es una buena idea etiquetar los productos para que el niño, el resto de la familia o cualquier visitante, puedan ver fácilmente si un alimento es seguro. En general los niños suelen adaptarse a esta dieta mejor que los adultos. ¿Cuál es la diferencia entre alérgico e intolerante? Un alérgico al gluten reaccionará aun cuando el gluten no haya llegado a su intestino, mientras que las personas con intolerancia al gluten necesitan normalmente ingerirla. La alergia es una reacción inmunológica que se desencadena de manera muy rápida a partir del segundo contacto con la sustancia frente a la que se produce la sensibilización, que es a lo que llamamos alérgeno, y que en condiciones normales no es dañina. Desde la asociación creemos que es una buena terapia poder compartir con otras personas afectadas el día a día, las necesidades, las inquietudes, los miedos y, sobre todo, los recursos que encuentra cada uno para afrontar la novedad en su vida: ´comer sin gluten, sin trazas y sin contaminación cruzada`. ¿Es una enfermedad relativamente nueva o es que antes no se conocía y se padecía desde el desconocimiento? «Antes muchas personas lo padecían sin saberlo» Los expertos señalan que en los últimos años ha habido un aumento, no de la enfermedad celiaca sino del diagnóstico de celiaquía. Antes muchas personas la padecían sin saberlo. La sensibilización es cada vez mayor y poco a poco se va teniendo más información. ¿Cómo se detecta? Mediante un examen clínico cuidadoso y una analítica de sangre que incluya los marcadores serológicos de enfermedad celíaca (anticuerpos antigliadina, antiendomisio y antitransglutaminasa tisular) se establece el diagnóstico de sospecha de la enfermedad. No siempre se puede establecer un diagnóstico clínico o funcional de la enfermedad celíaca, por ello, para el diagnóstico de certeza, es imprescindible realizar una biopsia intestinal. Dicha biopsia consiste en la extracción de una muestra de tejido del intestino delgado superior, para ver si está o no dañado. Para realizar esta prueba es necesario que no se haya retirado el gluten de la dieta. ¿Cuáles son los síntomas que deben alertarnos, y qué consecuencias puede traer no tratarnos a tiempo? En Niños los síntomas son vómitos, diarrea, astenia, distensión abdominal y retraso en el crecimiento. En adolescentes lo son la anemia ferropénica, dolor abdominal, artritis, hepatitis, cefaleas y menarquía tardía. En cuanto a los adultos los síntomas son la apatía, astenia, anemia ferropénica, osteoporosis, abortos de repetición, infertilidad, depresión, ataxia o menopausia precoz. Post Views: 190

- Escrito el 02 julio, 2018, 3:00 pm
8 mins
La alergia al gluten afecta a entre el 1 y el 2% de la población, se puede manifestar a cualquier edad y es más frecuente en mujeres que en hombres

La mayoría de las personas digieren el gluten sin problemas, pero cuando se tiene la enfermedad celíaca, el sistema inmunológico reacciona al gluten como si fuera una amenaza dañina, algo tóxico.

Durante este proceso, el sistema inmunológico causa daño a las vellosidades del intestino, haciendo que el organismo no pueda absorber los nutrientes que se encuentran en los alimentos.

En cualquier momento
«Esta enfermedad puede darse en cualquier momento de la vida»

Esta enfermedad puede darse en cualquier momento de la vida y es más común en las personas de raza blanca y de origen europeo, y las mujeres superan en número a los hombres que padecen este problema. La enfermedad celíaca es una entidad prevalente en nuestro entorno que afecta tanto a niños como a adultos, y cuya epidemiología ha variado en los últimos años gracias a los avances que se han producido en los diagnósticos.

Un aspecto importante a tener en cuenta es que la celíaquía sin sintomatología clásica es más frecuente que la forma sintomática, lo que dificulta en numerosas ocasiones el diagnóstico.

Enfermedad crónica
«Es una enfermedad crónica del aparato digestivo y de origen inmunológico»

Es una enfermedad crónica del aparato digestivo de origen inmunológico, que se caracteriza por una intolerancia permanente a una proteína llamada gluten, que se encuentra presente en los cereales. Es el resultado de una interacción entre genes, la ingestión de alimentos con gluten y otros factores ambientales, pero se desconoce la causa exacta.

En 2012, la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica (ESPGHAN) definió la enfermedad celíaca como un desorden sistémico, con base inmunológica, causado por la ingesta de gluten en personas con predisposición genética.

Afecta a entre el 1 y el 2% de la población, se puede manifestar a cualquier edad y es más frecuente en mujeres que en varones. Eugenia Canalías, presidenta de la Asociación de Celiacos en la Comunidad Valenciana (ACOVA), nos cuenta más cosas al respecto.

 ¿Cómo se lleva en familia cuando el enfermo es un niño?
«En general los niños suelen adaptarse mejor a esta dieta que los adultos»

Aprender a comer sin gluten puede ser difícil al principio. Se necesitará tiempo para cambiar los hábitos alimentarios familiares.

De todas formas, si la familia se toma la enfermedad con una actitud positiva, el niño no lo vivirá como algo malo, deberá simplemente cambiar los alimentos que puede consumir por otros que no le sentarán mal y se encontrará mejor. Se aconseja una comunicación fluida entre padres e hijos, así como una relación con el entorno. Es esencial informar a la familia y amigos para hacerles entender las consecuencias de un descuido en la ingesta de alimentos.

Es recomendable, además, eliminar la harina con gluten de la dieta familiar, sustituyéndola por algún tipo de harina apta para celiacos. Si se va a mantener el gluten en la casa es una buena idea etiquetar los productos para que el niño, el resto de la familia o cualquier visitante, puedan ver fácilmente si un alimento es seguro. En general los niños suelen adaptarse a esta dieta mejor que los adultos.

¿Cuál es la diferencia entre alérgico e intolerante?

Un alérgico al gluten reaccionará aun cuando el gluten no haya llegado a su intestino, mientras que las personas con intolerancia al gluten necesitan normalmente ingerirla.

La alergia es una reacción inmunológica que se desencadena de manera muy rápida a partir del segundo contacto con la sustancia frente a la que se produce la sensibilización, que es a lo que llamamos alérgeno, y que en condiciones normales no es dañina.

Desde la asociación creemos que es una buena terapia poder compartir con otras personas afectadas el día a día, las necesidades, las inquietudes, los miedos y, sobre todo, los recursos que encuentra cada uno para afrontar la novedad en su vida: ´comer sin gluten, sin trazas y sin contaminación cruzada`.

¿Es una enfermedad relativamente nueva o es que antes no se conocía y se padecía desde el desconocimiento?
«Antes muchas personas lo padecían sin saberlo»

Los expertos señalan que en los últimos años ha habido un aumento, no de la enfermedad celiaca sino del diagnóstico de celiaquía. Antes muchas personas la padecían sin saberlo. La sensibilización es cada vez mayor y poco a poco se va teniendo más información.

¿Cómo se detecta?

Mediante un examen clínico cuidadoso y una analítica de sangre que incluya los marcadores serológicos de enfermedad celíaca (anticuerpos antigliadina, antiendomisio y antitransglutaminasa tisular) se establece el diagnóstico de sospecha de la enfermedad.

No siempre se puede establecer un diagnóstico clínico o funcional de la enfermedad celíaca, por ello, para el diagnóstico de certeza, es imprescindible realizar una biopsia intestinal. Dicha biopsia consiste en la extracción de una muestra de tejido del intestino delgado superior, para ver si está o no dañado. Para realizar esta prueba es necesario que no se haya retirado el gluten de la dieta.

¿Cuáles son los síntomas que deben alertarnos, y qué consecuencias puede traer no tratarnos a tiempo?

En Niños los síntomas son vómitos, diarrea, astenia, distensión abdominal y retraso en el crecimiento. En adolescentes lo son la anemia ferropénica, dolor abdominal, artritis, hepatitis, cefaleas y menarquía tardía.

En cuanto a los adultos los síntomas son la apatía, astenia, anemia ferropénica, osteoporosis, abortos de repetición, infertilidad, depresión, ataxia o menopausia precoz.