El Hospital de Torrevieja corrige glaucomas con implantes microscópicos

Esta técnica de microcirugía disminuye la tensión intraocular en glaucomas leves o moderados evitando a los pacientes el uso de fármacos crónicos

- Escrito el 29 mayo, 2018, 8:00 pm
3 mins
El glaucoma es la segunda causa de ceguera prevenible en países civilizados pero con un diagnóstico precoz es posible evitarla

El Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario de Torrevieja ha participado en una investigación mundial sobre los beneficios del uso de técnicas microinvasivas para cirugía del glaucoma (MIGS). Se trata de un ensayo clínico en el que han participado los mejores centros internacionales en tratamiento de glaucoma.

El glaucoma es una enfermedad del ojo que roba la visión de manera gradual. No suele presentar síntomas por lo que puede conllevar a la pérdida total de la visión. Se trata de la segunda causa de ceguera en países civilizados aunque con un diagnóstico precoz podemos evitar que se produzca.

Sin el tratamiento apropiado, el glaucoma puede llevar a la ceguera. La buena noticia es que con exámenes oftalmológicos periódicos, la detección temprana y el tratamiento puede preservarse la vista. En los últimos años, el tratamiento para el glaucoma ha avanzado mucho, y la cirugía de glaucoma mínimamente invasiva se ha convertido en un método universalmente aceptado para tratar el glaucoma leve a moderado.

Aunque el tratamiento del glaucoma se realiza principalmente con fármacos, cada vez más, se buscan soluciones de cirugía mínimamente invasiva que solucionan el problema y evita a los pacientes depender de las gotas hipotensoras de forma crónica.

iStent, una revolución en el tratamiento del glaucoma

Con el desarrollo del iStent, la Cirugía de Glaucoma Mínimamente Invasiva (MIGS) se ha convertido en uno de los métodos microinvasivos más eficaces para eliminar la presión intraocular de forma rápida y sin complicaciones.

Esta técnica, orientada para corregir glaucomas leves o moderados, se realiza al mismo tiempo que los pacientes se someten a una cirugía de cataratas. El oftalmólogo coloca en el implante en el canal de Schlemm para favorecer drenaje del humor acuoso y reducir así la tensión ocular. “Un porcentaje muy alto de los casos que han recibido un microimplante han resultado exitosos”, comenta el Dr.Jose  Belda., jefe del servicio.

La técnica se realiza con anestesia local y de forma ambulatoria por lo que el paciente, el mismo día de la intervención, es dado de alta y con un postoperatorio similar al de una operación de catarata, lo que supone una recuperación visual y de las actividades cotidianas del paciente en un breve periodo de tiempo.

El equipo del Dr. Belda junto con un grupo de investigadores internacionales han publicado sus resultados en una prestigiosa revista internacional de oftalmología.