Guardamar “rompe” con la estacionalización turística

La ocupación hotelera ya se sitúa en el 63% en temporada baja

- Escrito el 31 marzo, 2018, 3:09 pm
6 mins
El municipio ocupa el segundo lugar del ranking de la Costa Blanca Sur en alojamiento después de la ciudad de Alicante y por delante de Elche, Santa Pola, Torrevieja y Orihuela.

Guardamar ha conseguido en la presente legislatura avanzar en el proceso de desestacionalización turística del municipio. Así, el promedio anual de ocupación hotelera pasó del 42% en el 2008 al 49% en el 2014, situándose en el 63% en el 2017 según cifras facilitadas por los propios hoteleros.

Por otra parte, según el alcalde y concejal de Turismo, José Luis Sáez, la ocupación hotelera superó el 61% durante 7 meses en el 2017 ‒de abril a octubre‒ rozando la plena ocupación en temporada alta.

Guardamar dispone de cerca de 4500 plazas de alojamiento turístico reglado, situándose en el segundo lugar del ranking de la Costa Blanca Sur, después de la ciudad de Alicante y por delante de destinos como Elche, Santa Pola, Torrevieja y Orihuela. Supone, además, más del 50% de plazas del litoral de la Vega Baja del Segura.

“Estamos en niveles de ocupación similares a los de la Costa Blanca Norte, unos puntos por encima de la Costa Blanca Sur”, indica el jefe del servicio municipal de turismo, Joan-Carles Martí.

Los motivos de la mejora del posicionamiento turístico de Guardamar se debe a varios factores. Según José Luis Sáez, se parte de un entorno natural privilegiado con 11 km de playa junto a la pinada de Guardamar ‒declarada Lugar de Importancia Comunitaria, dentro de la Red Natura 2000 europea‒ y a la desembocadura del río Segura. El encanto del municipio se ve afianzado con la permanencia de la agricultura y la pesca tradicional, a los que cabe añadir, un patrimonio arqueológico e histórico, de los más interesantes del Mediterráneo donde ocupa un lugar relevante dentro del mundo fenicio.

“El Plan Anual de Turismo” de Guardamar tiene en cuenta todo este potencial. Así, Guardamar es uno de los municipios valencianos punteros en la presencia en ferias nacionales e internacionales, bajo el paraguas de la Agència Valenciana del Turisme y del Patronato Provincial de Turismo. Además, el municipio lleva a cabo acciones directas en mercados de proximidad ‒Costa Blanca y Murcia‒ donde no llegan otros organismos. En este sentido, José Luis Sáez apunta: “Nuestro gran objetivo es dar a conocer Guardamar ‒como destino turístico‒ de forma presencial profesionalizada sin obviar las redes sociales e invitando a profesionales a visitarnos personalmente.

Y añade que un buen marketing turístico municipal debe tener un buen equilibrio, con una apuesta por las nuevas tecnologías sin menospreciar las herramientas de comunicación tradicionales: el contacto directo humano”.

Joan-Carles Martí añade al respecto que existen mercados y segmentos generacionales donde el contacto y el asesoramiento directo a los viajeros es altamente aconsejable. Esto se nota en la afluencia creciente de visitantes a las ferias del sector de lengua inglesa, francesa, alemana, holandesa y de lenguas escandinavas, explica.

Este fenómeno, añade, se repite en las ferias nacionales, donde el incremento anual de visitantes es la norma. Además, es sabido que el “boca a boca” es el gran factor diferencial en la elección de destinos turísticos. Si uno no está en estos foros, otro ocupará su lugar”.

Guardamar ofrece un turismo de naturaleza, junto al mar. Es el depositario del sistema dunar más extenso del Mediterráneo español ‒con más de 750 hectáreas‒ que fue reforestado bajo la dirección del Ingeniero Mira en el primer tercio del siglo XX. Algunos de los productos turísticos que se han desarrollado ‒fuera de temporada‒ son: cicloturismo, senderismo, deportes náuticos, red de campos de golf en la comarca, turismo de salud, eventos deportivos, observación ornitológica, eventos musicales y culturales, entrenamientos de equipos de futbol y rugby europeos sin que esta lista sea exhaustiva. Además, la colaboración en la promoción turística es estrecha entre los sectores público y privado. En los últimos años, el alojamiento, la restauración y el comercio local han invertido en infraestructuras de mejora que demuestran una clara vocación de servicio donde prima la calidad. La mejor promoción de un municipio es la satisfacción y la repetición de cliente lo que, sin lugar a dudas, se da en Guardamar.