«Estamos en manos de los políticos de las grandes potencias mundiales»

Concienciar sobre el riesgo, la educación medioambiental desde niños y seguir los consejos de la meteorología, pueden minimizar los efectos de las catástrofes naturales

- Escrito el 01 febrero, 2018, 10:00 am
23 mins
Entrevista > Pedro José Gómez / Meteorólogo y creador del proyecto MeteOrihuela (Orihuela, 16-octubre-1990)

Pedro José Gómez es graduado en Geografía y Ordenación del Territorio en la Universidad de Murcia, con la especialización de Máster en Geofísica y Meteorología en la Universidad de Granada.

«A los 9 años juré amor eterno por la meteorología»

Su vocación, la de predecir el Tiempo, empieza a los 9 años y marca, desde entonces, el rumbo de su vida profesional. Es el creador de MeteOrihuela, un proyecto que ha conseguido que Orihuela y toda la Vega Baja se apasionen por los fenómenos meteorológicos más cercanos.

También es propietario de la estación meteorológica profesional de Orihuela, con sello de calidad destacada, otorgado por la mejor red de estaciones meteorológicas de España y Portugal (Meteoclimatic), y el contacto de AEMET en la Vega Baja.

Pero lo que deja una huella más profunda, en las distancias cortas, es una espontaneidad y jovialidad que hace que quien le conoce acabe interesándose por el Tiempo. Una ciencia ancestral de la que depende la agricultura, las comunicaciones y, sobre todo, la vida del hombre en la Tierra.

La meteorología, o lo que los profanos en la materia llaman el tiempo, es un tema de interés general. Especular sobre si lloverá o bajarán bruscamente las temperaturas… ¿Qué le llevó a dedicarse profesionalmente a ello?

Comencé a adentrarme en el ámbito de la meteorología a los 9 años, y le juré amor eterno durante el resto de mi vida.

Mi familia me cuenta con añoranza que desde bien pequeño me encantaba mirar al cielo, jugar a adivinar las figuras que adquiría la nubosidad, presenciar los espacios del Tiempo en televisión, y destacan que era habitual que en mis dibujos de niño existiera un Sol amenazado por nubes tormentosas.

No obstante, no fue hasta una tarde de verano del año 1999 cuando, estando con mi abuelo en su huerta de Abarán (Murcia), me di cuenta verdaderamente de que quería que mi futuro estuviera ligado a la temática meteorológica.

Él me avisó de que si nos quedábamos arrancaría a llover y nos mojaríamos. Nos fuimos a casa y, efectivamente, así ocurrió. Tras ese suceso, mi interés por la meteorología fue exageradamente a más.

¿Cómo surge el proyecto de MeteOrihuela?
«MeteOrihuela es un proyecto que surge como una afición»

Como una afición, manifestada con la creación de un blog en Internet en el que iba poniendo los datos meteorológicos que registraba en Orihuela con un termómetro y pluviómetro modesto.

A partir de ahí fui formándome académicamente, teniendo mucho interés en la investigación meteorológica, adquiriendo aparatos profesionales, y teniendo siempre en mente el claro objetivo de poder echar una mano a la población en lo que respecta a la información del Tiempo.

Así pues, pasé del blog a la actual página web, impulsada por la importancia contrastada que tienen hoy en día las redes sociales.

¿Qué proyecto de investigación está abordando actualmente?

Estoy realizando la Tesis Doctoral en Medio Ambiente y Sostenibilidad sobre ´Inestabilidades en Niveles Altos y su Interacción con la Cordillera del Atlas´ en la Universidad Miguel Hernández de Elche.

Tenemos aparatos de medición de calidad del aire en Sierra Nevada, por lo que frecuentemente viajo a este macizo montañoso para la toma de datos y el cambio de filtros.

Explíquenos qué es una estación meteorológica.

Es una instalación que sirve para medir y registrar las distintas variables meteorológicas, como, por ejemplo: temperatura, humedad, presión atmosférica, viento, precipitación, etc.

Le hemos visto dando charlas en colegios a los niños. ¿Muestran interés por la meteorología?

Sinceramente, más interés del que pensaba en un principio. Me ha sorprendido gratamente la disposición y las ganas de participar de los más pequeños. Les encanta presentar el Tiempo y hacen muchas preguntas referentes a las tormentas. Yo estoy encantado, me lo paso muy bien con ellos.

¿Le molesta que se dirijan a usted como `El hombre del tiempo´?

En absoluto. Al contrario, me gusta y acostumbran a llamarme cariñosamente así. Suelo bromear con mis vecinos en el ascensor, un lugar muy típico donde hablar del Tiempo, pero dicen que conmigo con más razón todavía.

El trabajo que realizan es un conjunto de meteorólogo, periodista, comunicador, showman…

Yo suelo limitarme a ser lo que soy, a lo que mi formación académica me ha llevado. Geógrafo y meteorólogo. Si bien es cierto que eso engloba tratar de ser un buen comunicador, y muchas veces colaboro en periódicos escribiendo artículos de ámbito meteorológico. Otras personas intentan ser lo que no son, y ahí vienen los problemas.

¿Le han acusado alguna vez de ser el responsable de una excursión fallida a causa de una mala predicción meteorológica?

Directamente con la predicción completamente fallida no, pero sí en detalles como que la lluvia cesó dos horas más tarde de lo que preveía.

Hay que tener en cuenta que la meteorología no es una ciencia exacta, y a veces pueden existir esas pequeñas diferencias. Como siempre, intento ayudar y hacerlo lo mejor posible.

Cuando se habla de predicción parece cosa de magia. ¿Tiene algo de mágico acertar con el tiempo que hará?
«Todo lo que rodea la meteorología es mágico»

Sí, para mí todo lo que respecta a la meteorología es mágico. Es mi pasión, es mi vida. Mi madre muchas veces bromea diciendo que tengo una bola de cristal para adivinar el Tiempo que va a hacer cada día.

Evidentemente no es así, y en meteorología hay que seguir unas pautas para llevar a cabo una predicción meteorología. He llegado a recibir preguntas en Navidad, referentes a si va a llover en Semana Santa.

Es técnicamente imposible saberlo a tantos días vista, por eso digo que hay que ir poco a poco, teniendo en cuenta la estación del año en la que nos encontramos y la situación sinóptica predominante en cada momento.

¿Se podrían haber evitado alguna de las grandes catástrofes con un estudio más detallado de las variables que intervienen en la predicción meteorológica?

Sí, pero la inmensa mayoría de veces somos las personas quien tenemos la mayor parte de culpa. Está claro que ante la fuerza de la naturaleza poco o nada se puede hacer, pero si cuando hay un aviso o una alerta meteorológica la población no se la toma en serio, es normal que luego vengan las desgracias.

Aunque suene duro, queda demostrado que los españoles tenemos una falta de cultura del riesgo y de educación ambiental, que provoca que nos lancemos en muchas ocasiones a la aventura, sin estar en la mayoría de los casos preparados o sin ser conscientes del riesgo y consecuencias que pueden provocar nuestros actos.

Creo que, si se siguen los consejos de los expertos y de los comunicadores meteorológicos ante un temporal, todo iría a mejor. Quizás hay que empezar desde la base, enseñando una serie de pautas a los niños en los colegios.

¿Cuál es el fenómeno meteorológico que más le gusta contemplar?

Me encantan las tormentas, desde que era pequeño. Adoro subir a la terraza o a cualquier sitio seguro con buenas vistas, y ver como se aproximan las nubes convectivas, teniendo siempre cuidado y respeto ante la actividad eléctrica. Aun así, más de una vez me he llevado un susto asociado a un rayo.

El cambio climático y las consecuencias que puede tener para la Tierra, ¿son tan preocupantes como las pintan?

El Cambio Climático es un hecho, no sirve de nada taparse los ojos. Tenemos que ser conscientes de que se están produciendo modificaciones en nuestro Planeta, tales como extinción de especies, contaminación del agua y del aire, pobreza, enfermedades, deshielo en los polos, subida del nivel del mar, aumento de la temperatura…

Las futuras generaciones no son las únicas que deberán hacer frente a un problema del cual no son responsables. El clima es algo global, y lejos de seguir degradando nuestro planeta a marchas forzadas, debemos trabajar en equipo para desarrollar mecanismos de adaptación.

¿Qué puede hacer un ciudadano normal para contribuir a frenar el cambio climático?

Lo preocupante es que estamos en manos de los políticos de las grandes potencias mundiales. Deberían comenzar por estabilizar los gases de efecto invernadero y cambiar la energía fósil por energía renovable.

No obstante, en lo que respecta a un ciudadano normal, podemos usar más el transporte público, reciclar, evitar adquirir productos con mucho embalaje, cambiar las bombillas tradicionales por las de bajo consumo, etc.

También es bueno apagar los aparatos eléctricos (por ejemplo la televisión) totalmente y no dejarlos en stand-by. Además, acordarse de cerrar los grifos cuando no sea necesario y revisar que no gotean.

Usted se levanta por las mañanas y cuando mira al cielo… ¿sabe si necesita coger paraguas?

Sí, la verdad es que cuando uno lleva tantos años mirando al cielo, y además sabiendo lo que está viendo (tipos de nubes), se hace más sencillo saber si necesito coger el paraguas o no. Eso me ayuda a transmitir, y responder a los mensajes que recibo, en MeteOrihuela.

¿Existen las avionetas anti-lluvia?
«Las avionetas anti-lluvia son una invención»

No, rotundo. Se trata de una leyenda de más de 30 años de antigüedad, que, pese a la insistencia y el sorprendente apoyo de determinadas organizaciones agrarias, e incluso de partidos políticos, no ha dado lugar más que a denuncias archivadas.

Crean una alarma social injustificada desde el punto de vista científico, impulsada por las redes sociales. Solo sale el tema de las avionetas anti-lluvia cuando no llueve.

Cabe destacar que las sequías son fenómenos naturales ampliamente referenciados a lo largo de la historia, cuyos efectos, no solo en Orihuela y Vega Baja, sino en muchas partes del mundo, se podrían ver incrementados por el efecto del cambio climático.

Además, en nuestra comarca tenemos muy cerca aeropuertos y/o aeródromos, en los que los pilotos salen de manera habitual a realizar prácticas. No debemos asociar cualquier ´ruido´ a la conspiración, sino a la información.

La Vega Baja es una zona de seísmos. ¿Cuál es la predicción a corto plazo? ¿Deben los ciudadanos preocuparse?

La historia de nuestra comarca ha estado profundamente ligada a la ocurrencia de terremotos. Vivimos en una zona geológicamente activa, en constante evolución, fruto de la colisión entre la placa euroasiática y la africana, siendo este choque la principal causa de los seísmos.

Sin embargo, no debemos olvidar que sin esta circunstancia es probable que nuestra fértil vega nunca hubiese existido. La predicción de terremotos se basa en la estadística (periodos de retorno), no hay otro método. No debemos preocuparnos, pero sí ser conscientes de que vivimos en una zona de alta sismicidad.

¿Se puede intervenir para evitar los seísmos?

No, no podemos hacer nada para evitar los terremotos. Pero si se puede y se debe evaluar el riesgo sísmico, educar a la población en medidas de autoprotección y adoptar medidas constructivas adecuadas.

Son los puntos fundamentales a los que deberemos enfrentarnos si queremos reducir nuestra vulnerabilidad ante la posibilidad de terremotos futuros.

La ‘Gota fría’ es un fenómeno meteorológico típico de la zona mediterránea. ¿Qué es exactamente?

La mayor parte de la población de nuestra zona la asocia con lluvias torrenciales de efectos catastróficos que se producen en otoño. Y esto se trata de un tremendo error, cuyo origen se remonta a la década de los 80.

A partir del episodio de precipitaciones intensas de octubre de 1982 (la famosa ´Pantanada de Tous`), los medios de comunicación comenzaron a usar el concepto de `Gota Fría´ como sinónimo de desastre, algo que perdura hoy en día.

Hay que tratar de desmentir eso. Sin darle más vueltas, una `Gota Fría´ es simplemente una depresión en altura, con un núcleo donde se encuentra el aire más frío. Nada de lluvias torrenciales, ni desastres, ni nada parecido. ¡Ah! y por muy caliente que se encuentre el mar Mediterráneo, si no hay inestabilidad en altura, no va a pasar a mayores.

¿Qué es una ciclogénesis? ¿Y una ciclogénesis explosiva?

‘Ciclogénesis’ significa, básicamente, creación o génesis de un ciclón, depresión o borrasca. Por tanto, una ciclogénesis explosiva es cuando se crea un ciclón, depresión o borrasca muy rápidamente y muy intensamente, en un periodo muy corto de tiempo.

Se asocia a cuando un centro de bajas presiones baja entre 18 y 20 mb en 24 horas o menos, o también 9-10 mb en 12 horas. Nada de insertar el término en titulares catastrofistas, y no tiene nada que ver con un huracán.

¿Es lo mismo el tiempo que el clima?

No, de hecho suelo iniciar las charlas en los colegios diferenciando estos dos términos. El tiempo es el estado de la atmósfera en un lugar y momento concreto. Por ejemplo: “¿qué Tiempo hace hoy? Hace Sol y calor”.

El clima es el estado y promedio característico de la atmósfera en un lugar determinado.  Por ejemplo: “¿qué clima tiene Orihuela? Mediterráneo semiárido”.

¿Qué son las cabañuelas? ¿Aciertan?

Se trata de un método de predicción del Tiempo a largo plazo que, aunque carece de rigor científico, está muy arraigado en la tradición popular. A veces aciertan y a veces no. Según las zonas y las costumbres existen muchos métodos.

Cuando la mano del hombre modifica arbitrariamente ciertos espacios naturales, ¿puede esto desencadenar catástrofes futuras?
«En la Vega Baja la gestión del agua es pésima»

Sí, la mano del hombre tiene mucho que ver en las catástrofes. En lo que respecta a nuestro litoral mediterráneo español, se ha urbanizado sin ningún tipo de control. Es muy difícil contemplar un trozo de costa virgen. Donde antes había una laguna o un barranco, hoy en día tenemos un bloque de apartamentos o un centro comercial.

«La mano del hombre está detrás de muchas catástrofes»

Y claro, luego vienen los lamentos y las desgracias, pero es que lo hemos hecho muy mal, y lo más preocupante es que se sigue teniendo la mentalidad de llevar a cabo una gestión pésima.

Sin lugar a dudas, el incremento de la vulnerabilidad y la exposición, debido a la acción del ser humano, es lo que determina el aumento del riesgo. Todas las personas deberíamos ser conscientes de ello.

¿Se ve presentando el tiempo en una televisión de alcance nacional?

Todo es planteárselo o que surja la oportunidad. No obstante, prefiero estar detrás de las cámaras haciendo las predicciones meteorológicas y trasladándoselas a un buen comunicador audiovisual. Mi objetivo, y próximo reto, es formar parte del equipo de la Agencia Estatal de Meteorología.

Háganos un retrato del clima de la Vega Baja, cómo ha ido evolucionando, cuáles son los principales problemas que tiene la zona…

Tenemos un clima muy especial y extremo. En los últimos años se observa la curiosidad de que el calendario habitual de las precipitaciones se ha alterado. Esto es, las lluvias ya no se concentran casi exclusivamente en otoño.

También ocurre en el ámbito de las temperaturas, ahora es como si tuviéramos cinco meses de verano, a los tradicionales meses estivales de junio, julio y agosto, le sumamos también mayo y septiembre.

El principal problema de la zona es la pésima gestión que ya se ha llevado a cabo en el territorio. Aunque la experiencia siempre es un grado, si vuelve a producirse un episodio de lluvias torrenciales en la Cuenca del Segura, como en el mes de diciembre de 2016, contra todo pronóstico volveremos a tener contratiempos.

Al menos, espero que si hay una próxima vez (ojalá que no), la gestión del agua y de los avisos sea mejor, así como la adecuación de la red de alcantarillado. Podría extenderme mucho más, pero concluyo diciendo que no estamos preparados.