Escuela de campeonas en Torrevieja

El Club Jennifer colino, dirigido por la ex campeona de España, cuenta con 150 niñas y tiene como objetivo formarlas en los hábitos del deporte

- Escrito el 05 julio, 2018, 8:00 am
10 mins

El nombre de Jennifer Colino es sinónimo de gimnasia artística. La torrevejense, de 32 años, dejó una huella profunda en la élite como competidora, a pesar de su prematura y traumática retirada a causa de una lesión en la espalda. Y ahora quiere hacerlo como entrenadora de jóvenes talentos en su ciudad natal, donde desde hace tres años dirige un club que lleva su nombre.

A pesar de las dificultades logísticas en el inicio, cuando había problemas para encontrar una sede, el club cuenta ya con 150 niñas en su estructura con edades comprendidas entre los tres años y los diecisiete años.

Los inicios

Los resultados, aunque no es el objetivo prioritario del club, no tardaron en llegar, y en su primer año de vida una de sus gimnastas ya saboreó el oro en el Campeonato de España. En los años siguientes llegarían dos más, una de plata y otra de bronce.

“Al principio nos tuvimos que buscar la vida. Comenzamos en un cole y muchos ejercicios los teníamos que hacer al aire libre, porque el gimnasio era pequeño y no había espacio para lanzar”, recuerda Colino, quien confiesa que siempre tuvo dentro el gusanillo de ser entrenadora.

“Cuando estaba en la selección ya me di cuenta de que tenía ´feeling` con las niñas”, recuerda la torrevejense, quien admite que tras la retirada tuvo enseguida en mente poder formar su propio club para compartir a las niñas todas las “experiencias vividas” durante su exitosa carrera internacional.

“Me gusta mucho ser entrenador, pero echo de menos la vida de gimnasta”, confiesa Jennifer. “Antes todo dependía de mí y ahora yo preparo de la mejor forma posible a las niñas, pero ya no tengo el control de lo que sucede”, razona.

Deporte favorito de las niñas

La excampeona de España afirma que la gimnasia rítmica lleva tiempo siendo el deporte favorito de las niñas, aunque admite que los últimos éxitos logrados por la selección española en el Europeo y los Juegos Olímpicos, liderados por una alicantina, Alejandra Quereda, han ayudado a disparar aún más la afición.

“Siempre ha sido un deporte popular porque es femenino, ya que permite ganar coordinación, vestirse con maillots coloridos, pintarse y bailar, pero los éxitos al más alto nivel ayudan. Las medallas llaman la atención de las niñas”, afirma.

Diferente nivel
El Club cuenta en su estructura con varios niveles de aprendizaje, para dar cabida a cualquier deportista con independencia de su nivel

El club de Jeniffer Colino cuenta con varios niveles de aprendizaje, lo que permite que cualquier niña, más allá de sus habilidades innatas, pueda practicar la gimnasia. “Depende de la exigencia de cada niña y de su entorno. Hay quién solo quiere que la gimnasia sea un hobby y quién sueña con ser campeona. Nosotros lo que intentamos inculcar siempre es una disciplina de trabajo, a saber cuidar el cuerpo y a trabajar en equipo. No nos importan tanto los resultados como que las niñas aprendan los valores que el deporte te da”, explica la ex gimnasta.

En este sentido, asegura que en el club siempre se intenta orientar a la gimnasta y al entorno, aunque la decisión final “siempre es de ellos”. “Si vemos a alguien con unas cualidades magníficas avisamos a sus padres, pero son ellos y la niña los que deciden”, señala Colino, quien admite que llegar al máximo nivel requiere “mucho esfuerzo y sacrificio”.

“Es verdad que la gimnasia al máximo nivel es muy sacrificada y dura, pero nadie obliga a nada. Te aseguro que la gran mayoría de las niñas que llegan a ese nivel lo aceptan. Yo tuve una exigencia extremadamente fuerte, por ello llegué hasta donde llegué. Me fui de casa con 11 años para entrenar 12 horas al día. Y si volviera a nacer, lo volvería a hacer porque para mí era mi sueño”, explica la que fuera componente de la selección española de gimnasia rítmica.

Disfrutando del deporte
El objetivo es que todas disfruten del deporte

Jennifer Colino es consciente de que “solo unas pocas” pueden llegar a la élite, por lo que centra el objetivo en que todas las niñas, con independencia de su nivel técnico, “disfruten del deporte”. “Para ellas hacer la maleta y viajar a un autonómico o a un nacional es lo más emocionante que les ha pasado. Esas experiencias y esas vivencias son un regalo. Ver cómo se lo pasan y sus sonrisas lo compensa todo”, reflexiona la ex campeona de España.

Todas las niñas que acuden al Club Jennifer Colino comienza la actividad deportiva en un nivel de iniciación, de escuela, en el que el único propósito es que aprendan “flexibilidad, coordinación y comiencen a hacer bailes para que vayan cogiendo oído musical”. Posteriormente, y según el nivel mostrado, se van preparando para los siguientes pasos.

También hay un grupo de competición, formado por unas 60 gimnastas, que participan en pruebas nacionales y autonómicas; y otro de escuela, de unas 80 niñas, que entrena solo por hobby “y por pasarlo bien”.

Potencial de Torrevieja
«Torrevieja tiene un potencial enorme para la gimnasta» J. Colino

Torrevieja tiene un potencial enorme para la gimnasta, según confiesa Jennifer. “Tenemos en nuestra población muchas nacionalidades y eso se refleja también en el club, donde tenemos alumnas rusas y ucranianas”, señala la torrevejense, quien admite con prudencia que ya cuentan con al menos dos niñas que apuntan muy alto y con opciones de llegar a la élite.

“La gimnasia es una carrera rápida y corta y cualquier circunstancia puede influir de forma negativa, pero hay alguna con madera de llegar”, comenta la responsable del club, quien añade que sería un privilegio que alguna de sus alumnas abandonara Torrevieja para ejercitarse en un Centro de Alto Rendimiento. “Aunque se fueran, siempre serían mis gimnastas y nunca las dejaría solas. Tener a una de las nuestras a ese nivel sería un premio para la entrenadora, el club y las compañeras”, confiesa.

Campus

Una de las actividades estrella del Club Jennifer Colino se celebrará este mes de julio. Se trata de una nueva edición del campus de verano, del 8 al 12 de julio en el pabellón municipal Cecilio Gallego, destinado a niñas mayores de cinco años que deseen iniciarse en este deporte, que lo practiquen o que entrenen a un nivel alto y compitan con sus clubes.

“Se trata de una escuela de perfeccionamiento, según los niveles. Pero sobre todo son unas jornadas cargadas de actividades lúdicas y recreativas para que las niñas, además de mejorar en su deporte, puedan socializarse y conocer gente de otras culturas”, explica Jennifer. Y es que en esta edición han confirmado su presencia gimnastas de México, Italia, Rusia, Noruega y Suecia. “Es una ocasión única de establecer relaciones con otras culturas con la excusa del deporte. Esas amistades internacionales son para siempre y es un bonito regalo que se llevan”, sentencia la entrenadora torrevejense.