¡Que empiece la función, el circo va a comenzar!

Hace cuatro años el Legado de Miguel Hernández partió para siempre hacia la provincia de Jaén. Supuso una pérdida irreparable que ahora se pretende suplir con actos de homenaje en el 75 aniversario de su muerte

- Escrito el 05 diciembre, 2017, 11:00 am
15 mins

¡El circo va a comenzar! El momento más esperado es cuando aparece el maestro de ceremonias en mitad de la pista, con su traje brillante, su sombrero de copa y con voz ceremoniosa dice aquello de “señoras y señores, niños y niñas, que empiece la función”.

Logo, slogan, lema y lotería por el aniversario del poeta

Como si de una función de circo se tratase, ya ha empezado el Gran espectáculo del 75 aniversario de la Muerte de Miguel Hernández. El poeta más universal de Orihuela ya tiene una nueva imagen, un logo y un lema; por tener tiene hasta un décimo de lotería en su honor. Y todo para que no le falte de nada al poeta en este este Año Hernandiano, que así ha sido dispuesto como tal por la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados.

Además de estampar su cara en un décimo de lotería, también está su imagen colocada por todo el Metro de Madrid. Y en nada menos que en Nueva York, dónde la ciudad de los rascacielos acogió el 24 y 25 de octubre unas jornadas de homenaje al escritor, por aquello de que escribió el poemario `Poeta en Nueva York´.

75 aniversario de su muerte

Sin duda este 2017 está siendo un año grande para el poeta. Lástima que no esté vivo para verlo, o quizá menos mal que no lo puede ver. Está siendo un año grande de verdad, con reconocimientos y homenajes por doquier, incluso allende el océano. Esto es bueno o malo, según como se mire, pues como suele decir el pintor ilicitano, Juan Llorens “lo que más temo es que empiecen con los homenajes. Eso es porque te dan ya por acabado y quieren que te jubiles”.

Sea por lo que fuere que lo homenajean, dicen que por el 75 aniversario de su muerte, lo cierto es que Miguel Hernández es uno de los poetas más grandes y prolíferos que jamás parió madre, a pesar de que murió a la temprana edad de 31 años.

Y lo cierto es que murió en la cárcel, enfermo, pobre y solo. Tuvo la mala suerte de ser republicano, comprometido, luchador y valiente, en una época en la que esos valores se consideraban delitos y se castigaban con la cárcel o con la muerte. Así que ojalá otros encuentren, en el décimo de lotería impreso en su honor, un poco de la suerte que tanta falta le hubiese hecho en vida.

Nada o poco se habla de su agonía y muerte

Poco se habla en estos homenajes, de su lucha, de su muerte, y de las dramáticas circunstancias en las que tuvo lugar. Esa lucha que tan importante fue en su vida, que la misma se jugó, y perdió, por defenderla. Por mí primero y por todos mis compañeros, muchos de los cuales salieron por patas cuando en España se armó el gran lío de la guerra.

Ni media palabra de las terribles circunstancias que rodearon su muerte, ni de la agonía que sufrió encarcelado y despreciado por su pueblo. Tal cual parece que hubiese muerto al calor del hogar, rodeado de los suyos, una de esas formas de morir carentes de interés, al menos en lo que concierne a los genios. No vaya a ser que se les desvanezca el aura y se nos fastidie el invento.

Una oportunidad histórica para Elche

Durante este 2017 no sabría decir si se conmemora o si se celebra el aniversario de su muerte, imagino que de todo habrá en la viña del Señor. Pero en verdad es justo decir que, sea como fuere, se está haciendo por todo lo alto. Parece cuanto menos sorprendente que algunos de los que ahora se parten el pecho por el Poeta del Pueblo, hace cuatro años no dieran un duro por su legado.

En octubre de 2010, el Pleno Municipal de Elche dio vía libre para que el legado de Miguel Hernández se quedara en la ciudad de las palmeras, allí donde su viuda, Josefina Manresa, pasó sus últimos años y allí dónde se mostró un cierto interés por los papeles de su marido, hasta el punto de que se habilitó un Centro de Estudios Hernandiano.

«El legado era una oportunidad para revitalizar Elche, cultural y turísticamente» (Alejandro Soler)

El entonces alcalde de Elche, el socialista Alejandro Soler, ha explicado que “la oportunidad de tener con carácter permanente el legado de Miguel Hernández en Elche era sin duda una apuesta importante para la revitalización de la ciudad desde el punto de vista cultural y turístico. Miguel Hernández es una figura que, por su historia, su obra y su testimonio es universalmente conocido, tanto él como su trayectoria vital y su obra”.

Por tanto, “el disponer del legado, y sobre todo que el legado fuera visitable para los estudiosos, y que además se construyera, como se hizo, un Centro de Estudios Hernandianos para promover una actividad cultural en torno a la obra y los valores de Miguel Hernández, era sin duda una oportunidad histórica para la ciudad de Elche”.

El rechazo

En las elecciones locales de 2011 los socialistas perdieron el gobierno municipal y Miguel Hernández perdió la oportunidad de que su legado se quedase, para siempre, en la provincia de Alicante. La nueva inquilina de la Plaça de Baix, Mercedes Alonso, rechazó continuar con el proyecto iniciado por su antecesor y rescindió el contrato firmado con la familia del poeta.

Como quiera que ya estaba todo dispuesto para conmemorar a lo grande el 100 aniversario de su nacimiento, las letras con el logo de entonces estaban en muchos de los espacios públicos de la ciudad. Soler recuerda que “había distintos espacios en toda la ciudad con las letras identificativas del aniversario de Miguel Hernández. Tras delegar la organización de la toma de posesión en el PP, una de las primeras medidas que tomó Mercedes Alonso, sin ser todavía alcaldesa, fue que se quitaran todos los letreros referentes al aniversario de Miguel Hernández del Ayuntamiento. Por tanto, antes de ser alcaldesa ya había ordenado que se quitase todo lo referente a Miguel Hernández del Ayuntamiento”.

«Hoy disponemos de un Centro de Estudios Hernandianos sin el legado de Miguel Hernández» (Alejandro Soler)

Para Soler esta fue sin duda “una de esas pérdidas irreparables para la identidad y la riqueza cultural de la ciudad de Elche. Hoy disponemos de un Centro de Estudios Hernandianos sin el legado de Miguel Hernández. Y por tanto el sentido para el que se construyó ese espacio, y la ilusión con la que se preparó el aniversario gestionando aquí el legado para que se pusiera en valor y fuese visitado y más conocido, no se ha podido cumplir por esa política de ´tierra quemada`, de intentar cambiar lo que han hecho gobiernos anteriores”.

El traslado a Jaén

Y así fue como Miguel Hernández y su legado empezaron su segundo exilio. Dada cuenta de que Elche rompía el acuerdo por el que se quedaba con la obra del poeta, también se propuso a la Diputación de Alicante que fuese ella la que se hiciese cargo del legado, evitando así que Miguel iniciase un viaje que no tendría billete de vuelta.

Tampoco los papeles del poeta encontraron acomodo en la institución provincial. “Aprobamos una moción con la intención de que la Diputación se implicara para que el legado no saliera de la provincia de Alicante. Pero quizá fue ya demasiado tarde y en esos momentos ya estaba prácticamente cerrado el acuerdo de la familia de llevárselo a Andalucía”, recuerda Alejandro Soler.

La Diputación de Jaén compró el legado del poeta, tras el rechazo de la provincia de Alicante

En resumidas cuentas, los unos por los otros, lo que se resolvió fue que ni un duro para el legado del poeta en esta provincia que le vio nacer y morir, esta provincia que ahora se parte el pecho con homenajes por aquí y conferencias por allá. Y así fue como finalmente llegó la Diputación de Jaén, que lo recibió con los brazos abiertos pareciendo decir “pues si tú no lo quieres, esto para mí, que aquí algo sabemos de cultura y del poeta que tan bien supo plasmar nuestro sentir en un poema que llevamos por bandera”.

Con Miguel en el corazón

Y desde Jaén, concretamente desde Úbeda, vinieron los hermanos Delgado, José Delgado ‘El Pepo’ y Francisco Delgado ‘El Tato’, para vivir una de las tardes más emocionantes de sus vidas.

‘El Tato’, cantautor de flamenco, reconoce que fue su hermano ‘Pepo’ el que le llevó a conocer, admirar y homenajear con su música a Miguel Hernández. Un cantautor que no ha utilizado los poemas del poeta para ponerles música; él le ha escrito sus propias letras dedicadas y recopiladas en un disco que se titula ‘Cantes a Miguel Hernández’.

Unos cantes que van de peteneras a fandangos, y que expresan a través de distintos palos del flamenco haciendo un recorrido por la vida del poeta. Por su vida, y por las dramáticas circunstancias en las que tuvo lugar su prematura muerte.

‘El Pepo` se estremece cuando recuerda cómo ha marcado su vida la figura del poeta oriolano. “Siendo todavía chico, durante un trabajo en el colegio, tuve la primera toma de contacto con Miguel Hernández. A partir de ese día nunca me abandonaría y se convirtió en el centro de mis estudios e investigaciones. Más tarde, como profesor, he tratado siempre de inculcar a mis alumnos esa pasión con la que yo he leído y vivido sus poemas”.

Con 15 años, con la valentía y la insolencia que da la edad, José ahorró e inició un viaje dese Úbeda a Orihuela. Eran tiempos difíciles en los que todavía no se hablaba con admiración de Miguel Hernández fuera de los círculos de sus admiradores. “El desengaño fue tremendo, no pude visitar su casa y regresé con una pena que me ardía en el corazón”.

En 2016 los hermanos Delgado, Pepo y Tato, cumplieron su sueño de actuar en la casa de Miguel Hernández

Años más tarde, en marzo de 2016, este sueño se hizo realidad. Los hermanos Delgado pudieron actuar en un escenario privilegiado para ellos, en la casa de Miguel Hernández.

En una armonía casi mágica, ‘Pepo’ introducía primero la canción que su hermano ‘Tato’ iba a cantar. Recitó, explicó los palos del flamenco, que no siempre es fácil de entender por los más profanos de ese arte. ‘Tato’ cantó, como siempre lo hace, con sentimiento, con corazón, con la satisfacción de haber conseguido, muchos años después, respirar entre las mismas pareces entre las que respiró Miguel Hernández.