El poder vasco

Editorial del Director de AQUÍ Medios de Comunicación, Ángel Fernández

- Escrito el 05 junio, 2018, 7:00 am
7 mins

Este mes hemos vivido dos momentos políticos cruciales en nuestro País. El primero fue que por fin se aprobaran unos Presupuestos Generales, que es la ley más importante que publica un Gobierno ya que en ella se determina la política a seguir en la mayor parte de los ámbitos y el apoyo económico que sustenta cada propuesta.

De alegría a decepción

Tras la celebración del Partido Popular, con su gran aliado Ciudadanos y el invitado de lujo, cuidado y mimado, Partido Nacionalista Vasco (PNV), vino la resaca. El PSOE presentaba una moción de censura para echar a Mariano Rajoy del Gobierno. Una herramienta existente en los gobiernos con sistema parlamentario, es decir, donde es el parlamento y no los ciudadanos quien elige al presidente, y por lo tanto es ese mismo parlamento quien puede reprobarlo.

A esta medida, y solo unos días después de la aprobación de los presupuestos mencionados, también se sumó el PNV, de nuevo cuidado y mimado, siendo foco de atención de todos los ciudadanos, a través de los medios de comunicación, ya que su posicionamiento era decisivo. Desde el partido socialista se tuvo que ceder y mantener intactos los presupuestos para que su voto fuera favorable.

Sobre los presupuestos

Antes de seguir debo hacer una consideración sobre el anuncio del mantenimiento de esos Presupuestos Generales. Preparar unos nuevos lleva mucho tiempo, y deben presentarse ante el Congreso de los Diputados con al menos tres meses de antelación a la finalización del ejercicio (o de la fecha en los que acabasen los anteriores aprobados) o de lo contrario se sufre una prórroga de los presupuestos anteriores, lo que limita muchas actuaciones. De hecho, la no aprobación de presupuestos suele ser motivo de la celebración de elecciones anticipadas.

Teniendo en cuenta que ya estamos en junio, y que lo lógico es presentar los nuevos presupuestos al Congreso antes de que acabe septiembre, con el inhábil agosto de por medio, parece más lógico centrarse en unos presupuestos para 2019 que no intentar una modificación de los de 2018 que como pronto se ejecutarían en el mes de noviembre. También hay que tener en cuenta que todos los gobiernos, municipales y autonómicos, que salgan de las urnas en mayo de 2019, trabajarán ese año con los presupuestos que le hayan dejado sus predecesores.

Derechos vascos

Pero aclarado esto, si alguien ha salido beneficiado de uno y otro lado es el País Vasco. Todo el mundo habla de Cataluña, de sus peticiones, pero pocos recuerdan que esta autonomía, la vasca, tiene unos derechos económicos diferentes.

El País Vasco y Navarra son las únicas comunidades autónomas que mantienen un Concierto Económico en el que ellos recaudan sus impuestos, a través de su propio sistema tributario (derecho reconocido en la Constitución), lo que las da una gran independencia. Luego aportan a España una cantidad llamada cupo, en concepto de contribución a las cargas del Estado que no asuma directamente la Comunidad Autónoma, es decir, de aquellas competencias no transferidas.

Este cupo se negocia cada determinado número de años, teniendo en cuenta el peso que esa Comunidad tiene dentro del conjunto de España en cuanto a ingresos se refiere. Pero llevaba décadas sin moverse ya que, a pesar del crecimiento mayor de Euskadi, la necesidad de los distintos Gobiernos (González, Aznar y Zapatero) de contar con los votos del PNV para salir adelante han obligado a mirar para otro lado.

Con solo un 1,5%

Con sus cinco o seis diputados en el Congreso, dependiendo del momento, que supone un 1,5% del total aproximadamente, han ido sacando ´tajada`. Un ejemplo por no aburrir: con Aznar consiguieron obtener que fueran ellos quienes recaudaran impuestos tan importantes como los del alcohol, tabaco y gasolina, entre otras cosas.

Pero este mes ha sido de lección ejemplar. Para aprobar los Presupuestos Generales pactó con el PP una reducción del cupo, de ese dinero que aporta al Estado, como si su economía con respecto al resto del País hubiera decrecido en lugar de aumentado. De esta forma se ahorrará 4.000 millones de euros: 1.400 millones que le va a devolver el Estado al País Vasco y otros 2.800 millones de los que se va a beneficiar en los próximos cinco años, por la modificación del cupo y la referencia para años siguientes.

Además, el País Vasco ha conseguido en esos presupuestos una inversión récord de 510 millones de euros (32% más que el año anterior) y una inyección de 3.380 millones de euros para la alta velocidad. Para ser solo el 1,5% la presencia del PNV en el Parlamento, la rentabilidad es grande.

Salvaguardando el ´botín`

Y antes de que peligrase con la llegada de la moción de censura, de nuevo su imprescindible apoyo para que ésta saliera adelante ha conseguido mantener todos esos privilegios, que se restan a otras partes ya que el dinero si va a un sitio no puede llegar a otro (como la provincia de Alicante), con el anuncio de Pedro Sánchez de mantener el Presupuesto, así como lo que les hayan podido prometer de otro tipo de negociaciones a mayores, puesto que si de algo sabe el PNV es de rentabilizar su presencia. Y ojo, no es una crítica, quizás sea más bien envidia.

Desde los 14 años dedicado a esta profesión del periodismo en la que ha ejercido en todos los niveles, desde corresponsal a editor. En la actualidad es el director de los medios de comunicación AQUÍ.