Diversión, piruetas y goles sobre la arena de Torrevieja

Ismael Antón, presidente de la entidad, destaca que la provincia ofrece el ecosistema ideal para que cuaje esta disciplina «porque hay tradición por el balonmano y playas de sobra»

- Escrito el 05 junio, 2018, 1:00 pm
9 mins

La crisis económica de finales de la pasada década devastó, indirectamente, al deporte profesional en muchos puntos de la provincia de Alicante. Una de las localidades que se quedó sin su referente fue Torrevieja. La localidad perdió a su equipo de balonmano, que compitió con honores durante más de un lustro en la Liga Asobal.

Torrevieja siempre fue tierra abonada para el balonmano y el paso por la élite aumentó la pasión por este deporte. Pero la crisis acabó por tragarse al equipo, aunque no a su cantera. La semilla ya había crecido.

Nacimiento del Rayito Salinero
El Rayito Salinero se ha convertido en un referente del balonmano playa en España en un tiempo récord

Es inevitable acudir al ocaso del Club Balonmano Torrevieja para explicar el nacimiento del Rayito Salinero, entidad de balonmano playa que se ha convertido en uno de los referentes a nivel nacional de esta disciplina. Sus fundadores fueron jugadores del Torrevieja, ya sea del primer equipo o de su cantera, y no se resignaron a perderlo todo de la noche a la mañana.

“Esto surgió como cosa de un grupo de amigos, todos los de la misma quinta que nos conocíamos del balonmano”, explica Ismael Antón, presidente del club a pesar de contar solo con 23 años.

Ismael es presidente, pero también juega con el equipo sénior. El no llegó a compartir entrenamientos con el torrevejense David Cuartero, mito de la Asobal, pero sí algunos de sus compañeros de directiva, como Carlos Cabrera, secretario, y Francisco Gili, vicepresidente, quienes completan el núcleo duro de un club donde “toca hacer de todo”.

“Canalizamos la energía y la tradición que dejó el club insignia. No podemos tener ya al equipo de pista, pero quisimos volver con el balonmano playa al máximo nivel”, explica el dirigente.

Procedencia del nombre
El club ha crecido exponencialmente desde su fundación hace cinco años y ya cuenta con 13 equipos y 140 jugadores

El nombre de Rayito Salinero responde a una curiosa anécdota. “Queríamos que el club llevara algo de Torrevieja, de ahí lo de salinero. Y Rayito fue por las camisetas, ya que las pedimos verdes, pero las mandaron amarillas, como los rayos del sol”, explica Antón, quien recuerda que el club se inició, hace cinco años, con un equipo cadete “y ahora ya tenemos 13 conjuntos”.

El club, como tal, se constituyó legalmente en 2016, contando con ocho equipos. Diez tuvo el pasado año y en éste ya supera la docena. “Tenemos unas 140 personas, más o menos, vinculadas al club. Hemos crecido mucho en poco tiempo y podría ser aún más, pero no queremos masificar porque supondría no poder atender a todos los jugadores como se merecen”, explica.

Futuro brillante

El presidente del Rayito Salinero pronostica un futuro brillante para el balonmano playa, ya que señala que es un deporte “que está explotando” y que encuentra en el Levante español “el ecosistema ideal para cuajar”. “Alicante es tierra de balonmano, tenemos buen clima y playas de sobra. Además, es muy divertido de jugar y atractivo de presenciar como espectador”, añade.

Prueba del auge de esta disciplina, que cada vez cuenta con más respaldo de su propia federación, es la proliferación de clubes y la creación de un circuito Arena 500 y 1000 en el que medir las fuerzas con otros equipos de España. Ya existe una incipiente liga autonómica, con conjuntos de Altea y Benidorm, y Antón confía en que cuando “despierten” ciudades como Alicante y Elche se viva “el boom definitivo”.

“La Federación sabe que si quiere subir en el número de licencias tiene que abrirse al balonmano playa. La pista sigue siendo lo principal con una diferencia abismal y tiene que ser así, pero los dos podemos tener nuestro espacio”, recalca.

La cantera del balonmano playa sale, evidentemente, del balonmano pista. “Nos complementamos y no somos, para nada, competencia. Nuestra actividad se resume a los cuatro meses de verano. Empezamos cuando los de pista acaban sus torneos y acabamos antes de que vuelvan a empezar”, argumenta Antón.

Comodidad y espectáculo

Otra de las ventajas del balonmano playa es la facilidad con la que se puede instalar el improvisado ´parqué de arena` en el que disputar los partidos. “Nosotros mismos nos acotamos la pista”, señala el presidente del Rayito Salinero, a quien sí le gustaría, admite, contar con un espacio acotado en la playa por el Ayuntamiento “para no ir siempre cambiando y cargados con las porterías”. “Ocupamos una parte grande y así molestaríamos menos a los turistas, pero estamos contentos con lo que hay”, apostilla.

Pero la principal fortaleza de esta disciplina está en su espectacularidad y ritmo casi frenético, fomentado desde las mismas reglas del juego. “Juegan cuatro contra cuatro, cuando atacas cambias el portero por el especialista o jugador de peto, cuyos goles valen doble. Los goles en ´fly` o tras un giro de 360 grados también valen por dos. Se premian las acciones espectaculares, por eso es tan vistoso para el espectador y tan divertido de practicar”, resume Antón.

Próximos destinos

De cara al verano, Ismael Antón no tiene dudas en recomendar a los más jóvenes que prueben el balonmano playa. “No es solo deporte, es una fiesta. Además de los valores del deporte, esta disciplina te ofrece la posibilidad de competir y disfrutar de algunas de las mejores playas de España, de hacer amigos y un montón de conocidos”, explica.

Además, el presidente del Rayito Salinero recuerda que este deporte recupera “el punto de vistosidad que ha perdido el balonmano en pista”, que se ha vuelto demasiado táctico. “El de playa es más espectacular, divertido, lúdico y vistoso”, insiste Antón, quien confiesa que uno de los proyectos del club a medio plazo es la organización de campus de verano para ir dando a conocer a los jóvenes este deporte “y hacer cantera”. Orihuela y Antequera, donde acudirán con todos los equipos del club, y sobre todo Laredo, sede del Campeonato de España, serán los próximos destinos del Rayito Salinero antes de emprender el año que viene, de nuevo, una gira por Europa.

El club torrevejense se financia en una parte con las cuotas de sus socios, pero sobre todo con las aportaciones de pequeños patrocinadores de la zona. De momento, el Rayito Salinero se encuentra en el ´limbo` de las ayudas institucionales, aunque Ismael Antón confía en que la situación cambie y pronto la entidad pueda recibir alguna colaboración por su labor formativa.