El desdoblamiento de la N-332, a su paso por Torrevieja, tendrá que esperar al menos dos años más

Fomento condiciona la viabilidad de la obra a un informe de impacto ambiental y a la disponibilidad de los terrenos necesarios para la ampliación de la carretera

- Escrito el 27 diciembre, 2017, 9:00 am
17 mins

Son más de 10 años de retrasos, protestas y reivindicaciones, lo que han tenido que esperar los vecinos de Torrevieja y los usuarios de la carretera Nacional 332, para que Fomento anuncie que asume la responsabilidad y que se hará cargo de la duplicación de la variante de Torrevieja.

En realidad, Tal y como se publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del 8 de noviembre de 2017, Fomento licita la redacción del proyecto constructivo de la duplicación de la variante de Torrevieja.

Va para largo
La N-332, a su paso por Torrevieja, soporta 40.000 vehículos diarios

Por lo tanto, se está licitando el contrato de servicios para la redacción del proyecto de construcción, con un plazo de entrega de 18 meses. Así que, si las cuentas no fallan, será al menos en 2020 cuando el Gobierno disponga del proyecto de construcción para llevar a cabo las obras de un tramo de carretera que soporta un tráfico de 40.000 vehículos al día, y que en los puentes de Semana Santa y en los meses estivales alcanza los 50.000 vehículos diariamente circulando por un vial de un solo carril en cada dirección.

Los que creyeron, al conocer el anuncio del Gobierno, que los atascos de la N-332 estaban próximos a ser historia, tendrán que esperar un poco más a ver qué pasa, ya que Fomento también ha encargado una evaluación de impacto ambiental que determinará la viabilidad de la obra.

Tal y como indicaron desde el Gobierno de España en nota de prensa, el presupuesto estimado de las obras a proyectar es de 40 millones de euros. La variante de Torrevieja de la N-332 es una carretera convencional con buenas características y enlaces a distinto nivel. Sin embargo, lo que motiva la actual licitación, para la redacción del proyecto de duplicación de la variante, es el objetivo de mejorar la capacidad y dar mayor fluidez al tráfico.

Enmendar el agravio

El nuevo vial a diseñar tendrá las características de una carretera multicarril, con velocidad en el proyecto de 80km/h. Dispondrá de dos calzadas con dos carriles, cada una de 3,5 metros de ancho. También en el proyecto se estudiará la reordenación de los accesos existentes.

Cabe recordar que la N-332 en su variante desde Guardamar hasta Torrevieja se dotó de cuatro carriles, y también se amplió su capacidad entre Torrevieja y Pilar de la Horadada. Unas obras que, según el diputado nacional, Herick Campos, “se deben a las inversiones realizadas por el PSOE y que supusieron una inversión de 28 millones de euros cada una de ellas”.

Sin embargo, la solución al tramo de Torrevieja se quedó aparcada tras la crisis, pese a ser una de las zonas de más tránsito. Da acceso a grandes centros comerciales, como es el caso de Carrefour, Habaneras; a Hospitales y al gran entramado de urbanizaciones que forman un grueso cinturón en torno el núcleo urbano de Torrevieja.

Esta situación se complica, más si cabe, durante los meses de verano, cuando las urbanizaciones están llenan de turistas que utilizan a diario esta carretera como acceso a las zonas de playas. La apertura en 2012 del Centro Comercial la ‘Zenia Boulevard’ no hizo más que acrecentar el atasco de una vía ya saturada de por sí.

Un alcalde insistente
«La indolencia en este asunto daña la imagen y los intereses de la ciudad» (J. M. Dolón”

El alcalde de Torrevieja, José Manuel Dolón, ha manifestado que con esta decisión se ha puesto fin “a la fabulación que durante años ha montado el PP para no hacer nada con esta infraestructura”. El alcalde ha pedido celeridad para que no se retrasen las obras y ha mostrado la predisposición del Ayuntamiento para colaborar en lo que sea posible.

Dolón ha llevado a cabo, durante estos años, distintas medidas de presión para conseguir que se inicie la obra lo antes posible. Algunas de ellas han sido muy mediáticas, para poner en evidencia el agravio al que estaba sometiendo el Gobierno de España a Torrevieja. Según explicó, “la indolencia con la que se está tratando este asunto, que tanto mal está haciendo para la imagen y los intereses de la ciudad, y es por tanto una necesidad el actuar de una vez por todas sobre este obstáculo que está marcando nuestro desarrollo económico, turístico y social”.

Algunas de estas medidas han pasado por pretender colgar pancartas sobre los puentes de la N-332, para llamar la atención y forzar una actuación inmediata para adecuar el vial al tráfico que soporta diariamente. Algo que finalmente no se pudo llevar a cabo ante la negativa del Gobierno Central a conceder el permiso necesario para ello.

Sin embargo, sí que ha puesto en marcha una campaña de recogida de firmas en internet, mediante la plataforma change.org, una campaña que se anuncia en la portada de la propia web municipal.

La oposición no se fía

También el Grupo Socialista del Congreso de los Diputados ha querido posicionarse sobre este anuncio de Fomento.  Así, presentó, el 29 de noviembre, una enmienda a la proposición no de ley del PP sobre la duplicación de capacidad de la circunvalación de la N-332 en Torrevieja, en la que se exigía que el Gobierno de España asuma sus competencias y concluya de forma inmediata la realización de los informes y proyectos sobre esta obra, para que cuanto antes se pueda iniciar su licitación.

“Es por eso que los diputados del PSOE y de Compromis hemos mostrado la voluntad de un acuerdo para acabar con las polémicas sobre lo que ha pasado, y que la enmienda se centrarse principalmente en lo que hay que hacer y, además, que se haga cuanto antes y con el adecuado presupuesto”.

Campos también ha pedido al Gobierno que explique por qué no se ha presupuestado “una cantidad suficiente, ni ejecutado ese presupuesto en los años anteriores. En los presupuestos generales del Estado de 2016 se estimaba el coste total de la obra en 16’8 millones de euros, y en el de 2017 se quedaba esa estimación en 12 millones, siendo en ambos casos una cifra ridícula e insuficiente, salvo que se quiera hacer una chapuza”, ha sentenciado.

 

Los terrenos
Los terrenos cedidos pueden ser insuficientes aplicando la legislación actual

Otra de las cuestiones que serán objeto de valoración por el Gobierno de España, y que podría finalmente dar al traste con el proyecto de desdoblar la N 332, es la disponibilidad de los terrenos necesarios para llevar a cabo la iniciativa.

Fomento ya dejó caer que, con la legislación actual sobre carreteras en la mano, podrían tener problemas con los terrenos cedidos por el Ayuntamiento. En la época en la que se llevó a cabo la cesión sí que eran suficientes para albergar la ampliación, pero en la actualidad la ley obliga a respetar las zonas verdes y la distancia con las viviendas. Esto explicaría la petición de Fomento de un informe de impacto ambiental.

Así las cosas, lo cierto es que el paso del tiempo ha ido generando nuevos problemas añadidos que no existían en un principio, cuando la legislación era mucho más laxa en cuanto a medidas de protección del medio ambiente.

Los radares de la DGT

Los usuarios de la carretera no solo han de soportar las desagradables retenciones, retrasos y atascos, con todos los inconvenientes que esto pueda acarrear. Más allá de estas molestias, anida un grave problema de inseguridad vial que pone en serio riesgo la vida de los conductores que cada día circulan por este tramo. Así lo ha destacado la Dirección General de Tráfico (DGT) como un peligroso punto negro, por lo que considera que urge poner una solución definitiva a este problema.

Aunque parece que para la DGT la solución al problema pasa por incrementar los radares de control de velocidad. Una medida que no ha sentado nada bien a los usuarios y en la que ven más un afán recaudatorio que una solución para aumentar su seguridad al volante.

El pasado mes de diciembre la DGT instaló un radar en este punto negro de la N-322 en el tramo de Torrevieja y otro en la misma carretera, pero a su paso por Santa Pola.

Más puntos negros de la N-332

La N-332 es una carretera no exenta de polémica también en otros tramos de la provincia de Alicante, algunos de ellos tristemente conocidos por el gran número de accidentes que ocurren constantemente. La carretera recorre la provincia desde Torrevieja hasta Denia, pasando por Guardamar, La Marina, Santa Pola y El Altet. También pasa por San Juan, El Campello, Villajoyosa, Benidorm, Altea, Calpe, Benisa, Ondara, Jávea y Denia. El peligro y la falta de seguridad está presente en todo el recorrido.

Algunos alcaldes de los municipios afectados han denunciado en varias ocasiones la falta de inversiones para mejorar el estado de la carretera. Es evidente que no se está llevando a cabo ni siquiera un adecuado mantenimiento, que existen varios puntos negros, algunos de ellos imposibles de eludir por los conductores ya que son el único acceso a los núcleos urbanos.

Así que los conductores se juegan la vida a diario para ir al trabajo, sin que elegir la autopista AP-7 sea una opción válida para ellos. Como comentan esto supondría un elevado gasto, imposible de soportar a diario.

Demasiados ciclistas pierden la vida en esta carretera

Esta situación se agrava en algunas zonas muy frecuentadas por los ciclistas, debido a la orografía montañosa que tienen, por lo que resultan muy atractivas para la práctica de este deporte. Las consecuencias no pueden ser más dramáticas y arrojan datos alarmantes sobre los ciclistas que cada año pierden la vida en esta zona.

Los regidores, cuyos municipios están afectados por esta situación, piden que las administraciones competentes actúen de manera inmediata. Y una de sus propuestas, como posible solución, pasa por la liberación de la autopista AP-7, lo que permitiría la eliminación de peajes.

Santa Pola también sufre cada año las consecuencias del mal estado de esta carretera. Precisamente este medio de comunicación denunció uno de los principales puntos negros de la misma a su paso por la Villa Marinera. Más de una veintena de accidentes han ocurrido en este punto desde el año 2009.

De pago
La solución podría ser eliminar los peajes de la AP-7

La alternativa a sufrir la peligrosidad de la N-332 pasa por utilizar, como vía alternativa, la autopista AP-7, de peaje, en todo su recorrido. Una alternativa de la que se aprovechan las empresas privadas como consecuencia del colapso y falta inversión de las carreteras de titularidad públicas. En este sentido Herick Campos ha destacado una reducción drástica en la partida destinada a carreteras. “La Dirección General de Carreteras ha pasado de invertir 87,3 millones de euros en la provincia de Alicante, a poco más de 38 millones de euros, lo que supone un recorte del 56%”

La eliminación de peajes podría, como defienden algunos alcaldes, venir a frenar la alta siniestralidad de la N-332 en algunos tramos que concentran gran cantidad de accidentes de tráfico, principalmente a su paso por municipios turísticos, saturados en época estival. Sin embargo, no parece que esta solución esté entre los planes del Ejecutivo Central, al menos a corto plazo.

«La inversión en carreteras ha descendido un 56% en l provincia de Alicante» (H. Campos)

Ante esta dramática situación es sorprendente la ceguera crónica de las administraciones públicas, que no ven, o no quieren ver, la magnitud del problema. Así pasan años y años de inacción, y cuando por fin parece que se pone marcha la maquinaria lo hace a cámara lenta. La licitación para la redacción del proyecto, que ha anunciado el Gobierno, para la construcción del desdoblamiento de la N-332 a su paso por Torrevieja, contempla un plazo de entrega de 18 meses.

Así que, en el mejor de los casos, habrá que esperar al menos dos años para que empiecen las obras. Y esperar también que no continúen produciéndose desgracias que se podrían estar evitando desde hace años.