«Cuando el manto se levanta es para hacer música y no entiende ni de edad, ni de política, ni de religión»

Gonzalo Berná cogió la batuta de ´La Armónica` en 2005, a falta de un mes de un importante Certamen del que se trajeron un primer premio. Desde entonces dirige La Sociedad Musical de Cox

- Escrito el 04 diciembre, 2017, 12:30 pm
7 mins
Entrevista > Gonzalo Berná | Director de la Sociedad Musical ´La Armónica` de Cox

Matrícula de Honor y Premio fin de carrera en sus superiores de clarinete. Ha dirigido la Orquesta Filarmónica de Tomsk (Rusia), Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia, Orquesta Filarmónica de Málaga, Compañía Nacional de Danza, Joven Orquesta Nacional de España, Orquesta Joven de Andalucía, Banda Sinfónica Municipal de Alicante, Orquesta Sinfónica Vigo 430, Orquesta de Cámara de Cartagena y próximamente hará su debut con la Orquesta de la Comunitat Valenciana.

Desde 1999 es profesor de clarinete del Cuerpo de Profesores de Música y Artes Escénicas y profesor en el Conservatorio Profesional de Alicante. Desde 2005 dirige la Banda de la Sociedad Musical ´La Armónica` de Cox.

¿Cómo accede al cargo de director de la Sociedad Musical ´La Armónica` de Cox?

Fue todo un poco precipitado. En 2015 el director que tenía la banda entonces se marchó, a sólo un mes de un certamen autonómico. Urgía tener director y como yo era miembro de la banda, la junta directiva, ante esa urgencia, echaron mano de la persona que más cercana había y que conocía el funcionamiento de la misma. Trajimos un primer premio a Cox y se decidió que fuese yo la persona que continuase al frente.

«Entré a las puertas de un Certamen y ganamos un primer premio»
El día 23 de diciembre es el concierto de Navidad en Cox. ¿Cómo es ese concierto?

El concierto de Navidad es un concierto tradicional que siempre hemos hecho, al igual que el de la festividad de Santa Cecilia.

Intentamos que sea un concierto más desenfadado y alegre de lo normal, con villancicos, música popular, música de musicales y bandas sonoras de películas. Algo muy variado porque la gente viene en familia y lo que pretendemos es que se diviertan.

Este es el concierto en el que más gente viene a vernos, porque tenemos un programa atractivo y desde luego porque actúan los niños de la Escuela de Música. Los niños arrastran inevitablemente a padres, abuelos, familiares. Es muy gratificante tacar ese día. Animo desde aquí a que el pueblo entero venga a escucharnos. Y también a que colaboren y apoyen a nuestra banda. Porque la banda es del pueblo y para el pueblo, así como los éxitos que cosechamos.

¿Se dedica usted en exclusiva a la dirección de la banda?

Yo me dedico a la música de manera profesional. Soy profesor de clarinete del Cuerpo de Profesores de Música y Artes Escénicas y profesor en el Conservatorio Profesional de Alicante, además de dirigir la Banda de la Sociedad Musical ´La Armónica` de Cox.

¿Cómo es la convivencia entre los miembros de la banda teniendo en cuenta la disparidad de edades?

Es estupenda; ese es el milagro de las bandas. Cuando estamos aquí, juntos, no se entiende ni de política, ni de religión. Es muy bonito ver a los componentes de diferentes edades y culturas. Cuando el manto de la se levanta es para hacer música. Es una actitud y un sentimiento muy arraigado en la Comunidad Valenciana por la enorme tradición que tenemos.

«Disponemos de una gran cantera»
¿Ha salido de la banda de Cox algún músico destacado?

Ha salido mucha gente que ocupa puestos muy importantes, como el timbalero de la Orquesta de Valencia, y desde luego muchísimos profesores de Instituto de educación secundaria son profesores de la banda. Tenemos una gran tradición musical y contamos con la ayuda de la Escuela de Música en la que los niños empiezan desde pequeños y, por tanto, la continuidad está asegurada. Disponemos de una gran cantera.

¿Qué valor extra aporta la música a la enseñanza de los jóvenes?

Los estudios demuestran que los chavales que hacen música, además de la que dan en colegios e institutos, tienen un mejor rendimiento escolar; sacan mejores calificaciones.

La música tiene mucho de matemáticas, que tiene mucha relación con el hemisferio izquierdo del cerebro, pero al mismo tiempo aúna valores que están más relacionados con el arte y la sensibilidad. Por tanto, son muchas las disciplinas que se desarrollan, como la sensibilidad del oído en el cerebro del músico.

«El cerebro de un músico, cuando toca, es como un castillo de fuegos artificiales»
¿Puede actuar la música como terapia ante ciertos problemas?

Así es. Hay un vídeo del cantante Sting en el que se le ve sometiéndose a una especie de escáner mientras escucha música. Es una pasada ver lo que está pasando en su cabeza, y como dice el neurólogo que interviene, “en el cerebro de un músico cuando toca tienen lugar sensaciones parecidas a un castillo de fuegos artificiales, ya que se pone a trabajar a todo el cerebro”.

En algunos casos es como una musicoterapia. Los enfermos de Alzheimer sonríen al escuchar una canción conocida y recuerdan cual es, aunque hayan pasado muchos años y aunque no logren reconocer a sus familiares. Es un estudio muy revelador sobre el gran poder de la música.