El Colegio de Hurchillo amplía su espacio con un diseño moderno y original

El centro educativo, conocido mundialmente por su implicación con el medioambiente, estrenará en el próximo curso dos aulas para los alumnos de Primero y Segundo. Las obras de construcción finalizarán en junio

- Escrito el 05 mayo, 2018, 11:00 am
11 mins

Hurchillo, una de las pedanías del amplio municipio de Orihuela, cuenta en su patrimonio con uno de los centros educativos más importantes de la zona. El Colegio Público ‘Manuel Riquelme’ no destaca por el tamaño de sus instalaciones, ni por la arquitectura de las mismas y, ni tan siquiera, por el número de alumnos que tiene matriculados. El Colegio de Hurchillo tiene algo especial que le ha llevado, durante años, a situarse por encima del nivel que se le presupone a un centro de enseñanza pública en una partida rural.

Su originalidad a la hora de enseñar, y sobre todo su apuesta por la defensa del medioambiente, la educación en torno al deporte y el respeto a la tierra madre, lo coloca en el punto de mira de reconocidas personalidades y políticos.

Nuevo edificio y crecimiento

Con 200 alumnos matriculados en una pedanía de 2.200 habitantes, el Colegio de Hurchillo sido autor de grandes proyectos, algunos incluso de ámbito internacional, y ha sido merecedor de importantes premios y reconocimientos. Su tesón en impartir un método propio de enseñanza, auspiciado por su director, Joaquín Marzá Mercé, le ha llevado con el paso de los años a crecer tanto en número de escolares como en instalaciones, exactamente igual que sus alumnos, todos ellos niños, crecen y se hacen adultos.

En cuanto a mejoras estructurales, su primer gran logro fue el de estrenar, hace ahora diez años, el edificio actual que se construyó sobre el solar que dejó el derribo del anterior colegio que se ganó el sobrenombre cariñoso de ‘La cajita de cerillas’, por la gran cantidad de actividad que acumulaba en un espacio extremadamente reducido como el que ocupaba la antigua edificación.

El actual inmueble, de dimensiones muy superiores al anterior, ya se construyó con las miras puestas en un posible crecimiento futuro de necesidades. Pero durante la última década, ha sido tan espectacular la evolución que ha experimentado el colegio, que pronto volvió a quedarse pequeño.

Ampliación

Fue en ese momento cuando se puso de nuevo en marcha la maquinaria interna de gestión del colegio para solicitar a la Generalitat Valenciana una ampliación del mismo. Las obras comenzaron en diciembre y, aunque en un principio estaba previsto que finalizaran en abril, la Conselleria procedió a ampliar dos meses más el plazo debido a la falta de suministro de material en el cerramiento de la fachada.

Será en este mes de junio cuando concluyan definitivamente los trabajos de unas nuevas aulas que serán estrenadas al comienzo del próximo curso escolar. En concreto, se están construyendo dos nuevas aulas en las que se instalarán los alumnos de Primero y Segundo y que tendrán un diseño totalmente moderno, acorde a los métodos originales de instrucción que emplea el colegio.

La pizarra ocupará toda una pared y la parte trasera será totalmente de corcho. La pared que linda con el pasillo será de cristal con la idea de que desde el exterior se pueda ver todo el interior. El pasillo y las clases serán pintados de colores vivos y el diseño de las aulas seguirá las pautas de Educación Infantil con la idea de que sean una continuidad de las clases.

De ‘la cajita de cerillas’ a ‘la gran caja de sorpresas’

El Colegio Público de Hurchillo es un centro dependiente de la Generalitat Valenciana. Su edificación es de nueva construcción, ya que se estrenó hace 10 años. En la actualidad tiene una línea completa de infantil y Primaria y ha visto como el alumnado ha ido cada año incrementándose de forma muy importante consolidando un centro escolar con cierta referencia en la comarca.

Su crecimiento en todos los sentidos ha sido tan espectacular, que aquel sobrenombre de ‘la cajita de cerillas’ por el que se le conoció durante muchos años, se ha ido perdiendo. La grandeza que irradia al exterior este colegio, ya no está acorde con ese cariñoso apodo. La cajita hace tiempo que pasó a ser una gran caja, y las cerillas se convirtieron en talentosos alumnos capaces de hacer realidad grandes y sorprendentes proyectos. Y es que entrar a su interior y conocer a fondo sus planes y métodos, sorprende hasta al más incrédulo.

Asociada a la UNESCO

Desde el año 1992 es Escuela Asociada a la UNESCO, y en el 2012 se realizó el acto del vigésimo aniversario con la presencia de la coordinadora nacional de Escuelas Asociadas a la UNESCO. Al mismo tiempo, el centro pertenece a la red educativa ADEAAC (Asociación Europea de Medio Ambiente).

En este curso escolar el centro ha cumplido 60 años, y ha puesto en marcha un nuevo proyecto educativo titulado ´Educar para sentir, educar para vivir`, que tiene como objetivo final la innovación y la excelencia.

El edificio cuenta con dos plantas. En la primera está el comedor, la biblioteca, la conserjería, la secretaria, la sala de vídeo, el despacho de dirección, el despacho del psicólogo y las clases de infantil. En la planta de arriba se encuentran las clases de Primaria, y allí se ubican las dos nuevas aulas. Las instalaciones deportivas del colegio son óptimas, aunque carecen de gimnasio, lo que supone una dificultad para los días de lluvia y los días de mucho frío o calor.

Educar para el futuro
Más del 60% de los alumnos son de fuera de Hurchillo, lo que indica el alto nivel de aceptación

Desde hace diez años funciona el comedor del centro y en la actualidad son unos 120 los comensales. La comunidad educativa está formada por un gran número de padres procedentes de Orihuela casco y más del sesenta por ciento de los alumnos son de fuera de Hurchillo, lo que indica el alto nivel de aceptación que tiene este centro educativo.

En la actualidad es centro promotor de actividad físico-deportiva, por cuarto año consecutivo, y tiene publicados un total de 105 libros.

El lema del Colegio, ‘Educar para el futuro’, esconde un mensaje muy conciso: “no sabemos qué van a ser nuestros alumnos en el futuro, pero sí que sabemos que van a ser ciudadanos; por eso, hay que educarles en la libertad, la responsabilidad, la solidaridad y en valores para hacerlos mejores y hacer un mundo mejor”, explica el director del centro, Joaquín Marzá.

Contrato Educativo de la Tierra
En junio concluirán los trabajos y las aulas se estrenarán con el próximo curso

Desde hace 29 años este centro se ha cimentado la Educación Ambiental, pues posee un huerto escolar y un jardín aromático ecológico. Además, fue propulsor del llamado Contrato Educativo de la Tierra que hace unos meses empezó su cuarta fase y ha sido firmado por cientos de prestigiosas personalidades de todos los ámbitos locales, autonómicos, nacionales e internacionales.

El ‘Proyecto de Calidad Mundial’ consiguió más de seis millones de firmas comprometidas con el medio ambiente en todo el mundo

Se trata de una iniciativa que comenzó en 1999 y fue declarada por la UNESCO como ‘Proyecto de Calidad Mundial’, consiguiendo más de seis millones de firmas en todo el mundo comprometidas con el medio ambiente para respetar un decálogo de buenas prácticas, obra del oriolano Pepe Vegara. En palabras de Joaquín Marzá, “es un hecho histórico para esta Comunidad”.

Con la ampliación de sus instalaciones, cuyas obras finalizarán en junio y se estrenarán en el inicio del próximo curso escolar, el Colegio de Hurchillo podrá seguir fabricando durante muchos años más, nuevos proyectos y revolucionarias sorpresas, y educando a niños en valores medioambientales.