El albergue municipal entrega el primer perro de la comunidad destinado a la protección de una víctima de violencia de género

La edil de Protección Animal tramitó la adopción de un rottweiler decomisado en una operación de la Guardia Civil en Torrevieja

- Escrito el 28 junio, 2018, 10:00 am
4 mins

La concejala de Protección Animal, Carmen Morate, hizo ayer entrega de un perro de raza rottweiler que fue decomisado en una operación de la Guardia Civil, a la Asociación Proyecto ESCAN que ayuda a víctimas de violencia de género.

Happy es el nombre de este perro que fue recogido ayer por la asociación y que servirá tanto para ayudar en su recuperación a una mujer víctima de violencia de género como para servirle de protección en caso de que sufriera un ataque.

Carmen Morate ha explicado que es el primer perro que se entrega en la Comunidad Valenciana con este objetivo “de manera institucionalizada” a través de la citada asociación. “Es un perro incautado por la guardia civil en una detención, es un rottweiler bastante grande, que impone, pero es muy bueno, por eso la asociación ha escogido a este perro para devolverle a esta mujer la autoestima que otras personas le han quitado”, ha añadido.

La edil ha dicho que ahora, durante unas semanas o meses se entrenará, creará el vínculo con la mujer, le protegerá y le dará confianza para quitarle el miedo”.  Morate ha mostrado su agradecimiento a la asociación y ha mostrado su satisfacción porque “vaya a parar a tan buenas manos”. La concejala ha sido la encargada de efectuar todos los trámites judiciales y burocráticos que han culminado con esta adopción de la que se siente “especialmente orgullosa”.

El presidente de ESCAN, Fernando Soleto, explicó que la función primaria y más importante en este trabajo “es la recuperación de los parámetros sociales naturales de gente que ha sido pisoteada, que han sido vulnerados todos sus derechos y que ha sido dañada, a través de las terapias asistidas con animales estamos consiguiendo recuperarlos”.

Respecto al caso concreto de Torrevieja señaló que “el rottweiler, es potencialmente peligroso, nuestros perros, todos, son así porque son canalizados para la recuperación y para la protección y por tanto son perros que tienen un reconocimiento especial. Lo que hacen es trabajar con un bozal de impacto, es decir, la legalidad vigente se cumple completamente, la mordida no está permitida en España, si bien el bozal de impacto que es un diseño sueco con una punta de acero, lo que puede llegar con un buen condicionamiento en protección, golpear a la persona que intenta agredir y darle tiempo a la víctima a pedir ayuda, a activar los medios mecánicos que posee, resguardarse y ganar tiempo para que el agresor no pueda llegar a su fin”, ha detallado.

Ayer, en el Albergue Municipal de Torrevieja se produjo el primer encuentro entre Happy y la mujer víctima con la que va a iniciar su nueva vida. Una nueva oportunidad para ambos. La mujer se declaró ilusionada por formar parte de este proyecto, y lanzó un mensaje de optimismo al señalar que “se puede salir, cuesta mucho pero se puede”.

Entre los criterios que ESCAN tiene en cuenta a la hora de integrar a una mujer en el programa se encuentra el que medie una sentencia judicial en firme de violencia, que posea una orden de alejamiento en vigor, otros de carácter psicológicos y la capacidad de vinculación de la víctima con los perros.